Archivo

China-México: el reto de lograr un eficaz intercambio económico

06 febrero 2014 7:3 Última actualización 07 noviembre 2013 5:2

 [Expertos afirman que debe perfeccionarse la relación entre ambos países. / Cuartoscuro] 


 
Por Amapola Grijalva, CEO World Trade & Investment Group / VP Cámara México-China
 
 
 
Vale la pena reflexionar sobre si la relación entre dos países emergentes tiene potencialidades. La conclusión de la Cámara de Comercio México-China es que sí se puede y tenemos experiencias de éxito que así lo demuestran. Para que esos casos no sean la excepción sino la regla, necesitamos apoyar a los empresarios con mecanismos de facilitación y medios de certidumbre para los negocios.
 
 
Como en todo intercambio comercial, entre México y China estamos teniendo algunos casos de incumplimiento de contratos comerciales. No es una relación comercial “llena de conflictos”, sino una que encara retos atendibles. Tenemos algunos problemas que se derivan del desconocimiento, de la improvisación o bien por no usar los medios adecuados para proteger transacciones internacionales. Por esa razón, la Cámara apoya el uso de métodos alternos de solución de controversias, cuya efectividad está comprobada en México y el mundo. El propósito es mejorar el intercambio comercial bilateral, dando protección a ambas partes. Las incidencias que hemos detectado afectan por igual tanto a chinos como a mexicanos. Las incidencias no están de un solo lado y por eso tenemos que construir una nueva cultura de amplio conocimiento y respeto mutuos.
 
 
La Cámara ofrece soluciones avanzadas: verifica, capacita, informa, representa y auxilia a quienes comercian o hacen inversiones, con la ayuda de profesionales y la colaboración de ambos gobiernos, abriendo nuevas posibilidades de que el riesgo que implica todo trato comercial se minimice y los negocios florezcan.
 
 
Esto último, en el marco de la intensificación de los encuentros oficiales, los acercamientos empresariales y la promoción de intercambios de todo tipo, son la base de una relación más fructífera, equilibrada y de largo aliento. La Cámara trabaja comprometida con ese espíritu.