Archivo

Celulares, la gran revolución de la banca móvil

12 febrero 2014 5:30 Última actualización 21 abril 2013 17:30

  [Bloomberg] El uso de los dispositivos de comunicación como medio de pago electrónico representa una ventaja frente a otros instrumentos. 


 
Notimex
 
Los más de 100 millones de teléfonos celulares que existen en el mercado mexicano tienen el potencial de convertirse en Terminales Punto de Venta (TPV) para realizar pagos de productos y servicios mediante tarjetas de crédito o débito, lo cual revolucionará la forma de realizar transacciones vía electrónica.
 
De acuerdo con un estudio de Juniper Research, en 2013 se estima que 530 millones de personas a nivel global usarán algún tipo de banca móvil; en contraste con los 300 millones de usuarios registrados en 2012, lo que significa que la demanda de este tipo de servicios creció 98.2 por ciento en tan sólo 12 meses.
 
En opinión del gerente de Banca y Cómputo Móvil de Praxis, Carlos López Gallegos, el uso de los dispositivos de comunicación como medio de pago electrónico representa una ventaja frente a otros instrumentos como las TPV, pues las comisiones que exigirá el uso de los teléfonos serán mucho más competitivas.
 
"En la actualidad, el uso de una TPV entre los prestadores de servicio y comercios exige un pago promedio a las instituciones financieras de 2.0 a 5.0 por ciento, en el caso de los celulares buscaremos un nivel mucho más competitivo que puede llegar a una escala intermedia de 3.0 por ciento", resaltó.
 
En el mercado nacional el potencial se extiende a las más de cuatro millones de pequeñas y medianas empresas (Pymes) que requieren realizar transacciones en forma electrónica, lo mismo que un número indeterminado de agentes económicos ubicados en la economía informal, que tendrían en la telefonía un gran aliado para concretar cobros y pagos.
 
La contraparte en este mercado se perfila con datos que revela el Índice de Producción del Sector Telecomunicaciones (ITEL): el servicio de telefonía móvil en 2012 acumuló 100.6 millones de suscripciones, cifra que representa una penetración de 85.7 suscripciones por cada 100 habitantes.
 
En el periodo, según este indicador realizado por la Cofetel, se registró un efecto favorable por la reducción del precio promedio por minuto, en el que el mayor operador de telefonía móvil reportó una disminución de 19.7 por ciento, lo cual contribuyó a incentivar el crecimiento del tráfico.
 
Para López Gallegos, la banca móvil ya es una realidad con plataformas como la que ofrece Praxis que permite el uso de un lector de tarjetas que se instala en cualquier celular para usarlo como una TPV.
 
"Esta plataforma de Praxis cuenta con la interface para smartphones, ya sea en sistemas operativos iOS o Android, así como la interface para teléfonos celulares más modestos con sistemas basados en Java", explicó.
 
Estas "terminales móviles" aceptan pagos tanto de tarjetas de crédito como de débito y el usuario sólo debe contar con un dispositivo móvil y la institución financiera provee el lector de tarjeta.
 
"Otra ventaja es que no es necesario tener contratado un servicio de telefonía celular de algún operador en particular, sirve para todos. En comparación con las TPV tradicionales, este servicio ocupa menos espacio e inclusive puede ser utilizado por repartidores de comida rápida".
 
De acuerdo con el reporte anual de la Asociación de Bancos de México (ABM), el año pasado circularon en el mercado 100 millones 196 mil plásticos de débito, mientras que los usuarios de tarjetas de crédito superaron 25 millones 245 mil, cifras que representan tasas de crecimiento anuales de 17 y 2.0 por ciento, respectivamente.
 
El mismo reporte refiere que en los últimos cinco años el incremento en ambos segmentos fue de 93 y 2.0 por ciento, en cada caso.
 
La ABM señala que la expansión de las TPV en forma anualizada también observó una curva creciente al completar en 2012 más de 621 mil 431 unidades, es decir, una tasa de crecimiento de 13 por ciento. En el último lustro, el incremento fue de 49 por ciento.
 
Pese a este potencial de mercado, la adopción de la banca móvil en México avanza lento, ya que la mayoría de los usuarios no confía en que las operaciones financieras por este canal sean seguras.
 
"Los usuarios desconocen que la información es confiable, ya que utiliza un mecanismo de seguridad que encripta los datos antes de enviarse y aún más importante, el dispositivo utilizado no guarda ningún tipo de información del cliente como números de cuenta o claves de acceso", enfatizó.
 
Carlos López Gallegos refirió que la plataforma de Praxis cumple con los estatutos de seguridad delimitados en el Capítulo X de la nueva normativa de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), que incorpora mayores niveles de seguridad para el uso de las tecnologías móviles y nuevas figuras de bancarización.