Archivo

¿Casados o cansados?, infidelidad a través de la red

07 febrero 2014 5:57 Última actualización 16 agosto 2013 5:18

[La búsqueda de una aventura a veces termina en una pesadilla. / Braulio Tenorio] 


 
Dalia de la Paz
 
 

Juan Carlos D., de 34 años conoció a María, de 26 en el sitio web para infieles www.Ashley Madison.com y jamás imaginó que su relación pasajera se convertiría en el peor de sus infiernos.
 
 

El también periodista comenzó una relación pese a sus 15 años de casado con Ana Luisa y todo por una simple razón: 'calentura'.
 
 
“Un amigo me recomendó la página y por calentura decidí probar. Conocí a María, también casada y tuvimos una relación durante seis meses hasta que ella se divorció por que se había enamorado y quería que yo también dejara todo. Obviamente no lo hice y me pidió cinco mil pesos al mes a cambio de no decir nada”, cuenta Juan.
 
 
Así estuve ocho meses hasta que decidí no darle más y fue cuando María le vendió fotos y videos a mi esposa sobre mi infidelidad. Ella me pidió el divorcio, me demandó y me quedé en la calle, he intentado suicidarme por la depresión”.
 
 

México es un país donde poner el cuerno es tan natural como comer tortilla todos los días. Al menos así lo arroja un estudio realizado por el sitio para infieles Secondlove.com, donde 57 por ciento de los encuestados confiesa haber cometido una infidelidad y 87 por ciento de ellos no se arrepiente de haberlo disfrutado.
 
 

Sobre las causas de la infidelidad, el sitio reporta que 31 por ciento comentó que lo hizo porque se le presentó la oportunidad y no quisieron dejarla pasar, mientras 24 por ciento lo atribuyó a la falta de vida sexual, 20 por ciento lo hizo impulsado por la monotonía y rutina de su situación sentimental, 11 por ciento siempre sintió deseo hacia otra persona, 10 por ciento por falta de cariño y 4 por ciento por venganza ante una traición previa.
 
 
La comunicación digital, y en particular las redes sociales, se han convertido en un enemigo para la estabilidad de las parejas, ya que facilitan enormemente el contacto con personas que podrían tener un interés sentimental o sexual.
 
 
“Nosotros no inventamos la infidelidad, ha existido desde que existe el hombre mismo, uno puede ser infiel con o sin estos sitios”, dijo Marga Bosanac, vicepresidente de Operaciones para América Latina de Ohhtel.com.
 
 
En el país, operan con éxito páginas como Secondlove.com, Romancesecreto.com, Ashley Madison.com y Ohhhtel.com, dirigidas a hombres y mujeres casados, pero que son infelices en su matrimonio por falta de sexo o por aburrimiento. En estos sitios, es posible encontrar una relación casual mediante la afinidad de gustos e intereses.
 
 
De acuerdo con Carla Couto, portavoz de Secondlove.com, el perfil del usuario es el de varones y mujeres de entre 31 y 40 años de clase media alta, con estudios superiores y en muchos casos con hijos. Recalcó que, en su mayoría, son heterosexuales que llevan conviviendo o casados con su pareja una media de entre uno y cinco años.
 
 
“Este modelo de negocio en Internet es rentable porque hay un gran número de personas que desean tener relaciones extraconyugales”, platicó.
 
 
Nuevas opciones
 
 
Alejandra P., de 25 años se casó en julio de 2012 y aunque asegura, que su marido es el amor de su vida, decidió probar nuevas opciones para refrescar su matrimonio.
 
 

“Sé perfectamente que no está bien lo que hago, pero la verdad después de estar con un hombre durante 12 meses si te cansa; haber entrado a Ashley Madison.com me dio la oportunidad de conocer a buenos amantes.”
 
 

La inscripción a estas páginas es gratuita, pero cuando el usuario desea entrar en contacto directo con otra persona, debe pagar cierta cantidad de dinero vía online para acceder al acercamiento.
 
 

Los costos son muy parecidos en las diferentes redes sociales, el usuario deberá pagar entre 300 y 600 pesos al mes, esto permitirá enviarle un mensaje a una nueva persona o una sesión de chat.
 
 
Para formar parte de estos sitios, es necesario crear un perfil –con un nombre falso, si se quiere--, introduce datos, uno correo electrónico y listo. Sin embargo, en el caso de Ashley Madison de entrada es mucho más explícito que un servicio tradicional para conocer personas, ya que el usuario puede seleccionar si busca ‘lo que sea que lo excite’ o si quiere una experiencia en la que ‘toda vale’.
 
 
De hecho, algunos miembros indican con detalle sus preferencias en la cama, y las fichas de usuario cuentan con una zona en la que son calificados por otros que hayan interactuado con ello, en los que pueden darles medallas.
 
 
Tanto Secondlove.com, Romancesecreto.com, Ashley Madison.com y Ohhhtel.com son sólo el punto de encuentro entre los usuarios. Una vez que las personas se contactan físicamente, la responsabilidad corre a cargo de ellos.
 
 

Para la sexóloga Alma Delia González puede ser un éxito para aquellas personas que son solteras o divorciadas, pero considera una herramienta innecesaria para todas las personas que tengan actualmente una pareja y desean vivir una aventura con otra.
 
 
“Desde hace dos años, atiendo a parejas que buscan una solución para dejar de ser infieles, porque resulta que conocieron a nuevas personas en las diferentes redes sociales para probar algo diferente.
 
 
Muchos de ellos, argumentan que la monotonía los alcanzó, y en lugar de buscar una solución, buscan una aventura que únicamente los hará gastar, perder la confianza de su pareja y en ocasiones, hasta son estafados y terminan divorciándose, comentó la experta.
 
 
Las recomendaciones de las redes para establecer relaciones extraconyugales
 Los correos electrónicos, mensajes de texto, redes sociales o el historial de chats pueden delatarte. Utiliza herramientas para borrar las “huellas cibernéticas”.
 Hay que evitar elegir lugares que se pueda tener en común con la actual pareja.
 Lo mejor es optar por lugares y sitios pensados puntualmente para gente buscando aventuras.
 Es necesario establecer las reglas desde el principio, pues es el único modo de evitar llamadas o visitas inesperadas. Un simple mal entendido puede acabar con tu relación.
 Hay que mantenerse alejado de personas y situaciones que puedan delatarte fácilmente.