Archivo

Casa Blanca rechaza ligar techo de deuda a negociaciones presupuestarias

07 febrero 2014 3:45 Última actualización 11 octubre 2013 18:7

  [El presidente se comunicó con 150 líderes de empresas para actualizarlos sobre las conversaciones con legisladores./Reuters]  


 

 
Reuters

WASHINGTON.- La Casa Blanca consideró que una propuesta republicana que podría elevar el límite de endeudamiento pero que la liga a negociaciones presupuestarias no sería aceptable porque pondría al país nuevamente al borde de una cesación de pagos en menos de dos meses, dijo el viernes el portavoz Jay Carney.
 
"Un incremento del límite de endeudamiento de sólo seis semanas vinculado a negociaciones presupuestarias nos pondría justo donde estamos ahora en sólo seis semanas", dijo Carney.
 
"No deberíamos vincular la amenaza de una moratoria a negociaciones de presupuesto", agregó.
 
Más temprano, los republicanos en la Cámara de Representantes ofrecieron aprobar la legislación para evitar una moratoria de pagos en la deuda federal y poner fin a un cierre parcial del gobierno como parte de un paquete que incluye recortes a los programas de beneficencia.
 
Por otro lado, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se dirigió el viernes por teléfono a un grupo de unos 150 líderes de empresas, para actualizarlos sobre sus conversaciones con los parlamentarios antes de que se cumpla el plazo límite del 17 de octubre, informó la Casa Blanca.
 
"El presidente reiteró que su primera prioridad es pedir al Congreso que reabra el Gobierno y elimine la amenaza de un incumplimiento de pagos, y que luego está dispuesto a discutir con el Congreso sobre el presupuesto en el largo plazo", dijo la Casa Blanca.
 
Obama habló además con un grupo de 25 gobernadores estatales sobre el cierre parcial del Gobierno, que ahora entra en su undécimo día, y su impacto en los presupuestos de los estados y la economía.
 
"Argumentó que la prolongación del cierre del Gobierno está teniendo consecuencias adversas en la confianza de los consumidores y las empresa, perjudicando a economías locales del país que dependen del turismo en los parques nacionales", dijo la Casa Blanca.