Archivo

Canadá registra 'sismos congelados' por baja temperatura

06 febrero 2014 3:45 Última actualización 07 enero 2014 5:2

 [Estos movimientos pueden ser tan fuertes que pueden sacudir casas y poner los nervios a prueba / Reuters]



Agencias
 
 
TORONTO, Canadá.–– Con la caída de las temperaturas a menos veinte grados en la provincia de Ontario, los habitantes de Toronto, la mayor ciudad canadiense, fueron sorprendidos por el fenómeno de los “sismos congelados”, tan fuertes que pueden sacudir casas y poner los nervios a prueba.
 
Comunes en las zonas polares, la reciente serie de “sismos congelados”, llamados por los meteorólogos “criosismos”, se registró después del congelamiento del agua y la humedad subterráneas en extensas áreas, sobre todo entre media noche y el alba, cuando el termómetro alcanza mínimos y los habitantes son sorprendidos por los estampidos que producen el hielo y la roca al resquebrajarse.
 
Los efectos de un “criosismo”, a diferencia de un terremoto, “están muy localizados”, explicó el Servicio Geológico de Maine, por lo que a menudo los residentes a unos cuantos cientos de metros del movimiento ni siquiera lo perciben. Las vibraciones no viajan lejos por la poca energía que liberan en comparación con un verdadero sismo causado por la dislocación de la roca bajo tierra. Sin embargo, tienen fuerza suficiente para hacer creer a la gente que se trata de un temblor. En la mayoría de los casos, los “sismos congelados” se generan tras tormentas o nevadas, cuando gran cantidad de agua se acumula en tierra. Una capa de lluvia congelada cubrió los últimos días a Toronto, seguida por una breve onda de calor y la abrupta caída de la temperatura.