Archivo

Cambio generacional asfixia a empresas familiares

01 febrero 2014 6:34 Última actualización 11 diciembre 2013 5:15

[Solamente 4 de cada 10 compañías sobrevive a la tercera generación, revelan expertos. / Reuters] 


 
 
Axel Sánchez
 
 
El cambio generacional en las empresas familiares puede llegar a ser mortal, pues sólo 4 de cada 10 compañías sobrevive a la tercera generación ante una falta de gobierno corporativo y órganos colegiados.
 
Juan Carlos Simón, socio de consultoría de PricewaterhouseCoopers (PwC), dijo que los fundadores del negocio anteponen la sangre a la empresa, lo que llega a costar la compañía misma.
 
“Los empresarios no se cuestionan a quién dejarán al frente de la compañía si mueren y eso es peligroso, deben generar estructuras reales de gobierno corporativo que permitan un plan de sucesión que no ponga en riesgo a la administración”, expresó Simón.
 
El 62 por ciento de las empresas desaparece al cambio de primera a segunda generación y del restante 38 por ciento, un 85 por ciento deja de existir al pasar a la tercera generación, estimó el experto.
 
Para tener una estrategia de gobierno corporativo se deben tomar en cuenta tres aspectos importantes: división accionaria, administración y control de flujos de efectivo dentro de los miembros de la familia.
 
En la división accionaria se debe considerar la inclusión de terceros sin perder control, pues se debe pensar en el bien del negocio y no poner a un familiar que no funcionaría, dijo Simón.
 
 
En la administración se debe hacer una correcta designación y remuneración de ejecutivos sin importar el parentesco; mientras que en flujos se debe formalizar un dividendo mínimo, por si un integrante no trabaja para la empresa pero tiene participación.
 
 
Por su parte, Jesús González, socio de a cargo de la práctica de sostenibilidad, gestión de riesgos y gobierno corporativo de la consultora KPMG en México, agregó que 56 por ciento de empresas contratan hasta cuatro familiares, muy pocas (18 por ciento) tienen un propietario solitario y 26 por ciento reclutan más de cuatro y hasta diez consanguíneos.