Archivo

Busca EU apoyo de la UE para atacar Siria

07 febrero 2014 3:44 Última actualización 07 septiembre 2013 9:22

[Obama y Putin no logran resolver su diferencias en la cumbre rusa / Reuters] 



Notimex
 
Moscú.- El secretario estadunidense de Estado, John Kerry, se reúne en Lituania con sus homólogos europeos, en un intento de recabar apoyos para un ataque a Siria, un día después de que los miembros del G20 mostraran su división sobre el tema.

Kerry presionará para lograr un consenso sobre una acción punitiva contra Siria después de que las fuerzas del presidente Bashar al-Assad atacaron con armas químicas un poblado cercano a Damasco, mientras Naciones Unidas investiga el caso.

El presidente estadunidense Barack Obama y su colega ruso Vladimir Putin no lograron resolver sus diferencias en la cumbre de San Petersburgo cuando abordaron el conflicto sirio.

Kerry presentará a sus homólogos de las 27 naciones de la Unión Europea en Lituania, que actualmente ocupa la presidencia rotativa del bloque, los argumentos para apoyar su ataque contra Siria en represalia por el uso de armas químicas.

El bloque en su conjunto apoya la idea de que habría que esperar el informe de Naciones Unidas, mientras Washington sostiene que no hay duda sobre el uso de armas químicas por parte de Siria.

Sólo Francia ha dicho que está dispuesto a participar en una acción militar, mientras que Reino Unido, cuyo Parlamento votó en contra de cualquier participación, y Dinamarca han expresado su apoyo.

Francia fue uno de los cuatro países europeos, con Reino Unido, Italia y España, que firmó una declaración el viernes en la reunión del G20 que pide una "fuerte respuesta internacional" al ataque químico ampliamente atribuido al régimen de Al-Assad.

La declaración, firmada por 11 de los países del G20, pero no por Alemania, dijo que la respuesta sería "enviar un mensaje claro de que este tipo de atrocidad nunca puede repetirse".

Washington ha preparado el terreno para posibles ataques, evacuar al personal no esencial de la embajada de Beirut e instando a los estadunidenses a evitar todos los viajes a Líbano y el sur de Turquía.

Además de las diferencias internacionales, el gobierno de Estados Unidos todavía tiene que obtener el respaldo del Congreso para cualquier acción en contra de Siria.
El Congreso vuelve a reunirse el lunes, mientras Obama se dirige a la nación el martes. Sin embargo, convencer al Legislativo para respaldar la acción militar contra el régimen sirio sigue siendo una "carga pesada" para Washington.