Archivo

¿Busca estacionamiento? Las apps son el arma secreta

06 febrero 2014 6:59 Última actualización 08 diciembre 2013 5:5

  [Centros comerciales han implementado estas nuevas herramientas para atraer a más clientes./Bloomberg]  


 
 
New York Times News Service

Phoebe Scott, del condado de Orange en California, tiene una rutina nueva antes de dirigirse al centro comercial.

Revisa los estacionamientos con la aplicación ParkMe para su teléfono inteligente, “para poder ver a qué me enfrento o si necesito cambiar de planes”.

Si el estacionamiento está lleno a 90 por ciento, sigo adelante. Su favorito, no lejos de donde trabaja, es un garaje en el centro comercial Santa Monica Place, donde sensores y luces la guían hasta un lugar específico al descubierto.
 
 
 
 

“Es una batalla cotidiana”, dijo Scott, de 29 años, fundadora de Laudville, una empresa emergente de tecnología social. “Lo que sea que facilite las cosas, de verdad que marca una gran diferencia”.

La lucha por un lugar para estacionarse en un centro comercial se facilita más gracias a la proliferación de tecnologías nuevas, desde aplicaciones y sensores hasta luces codificadas por colores y tableros electrónicos.

Es una forma en la que los centros y distritos comerciales tratan de alejar a los clientes de las computadoras para que vayan al reino de las tiendas reales. Cuando no hay dónde estacionarse, “la gente da vueltas y se frustra”, notó Kathy Grannis, una portavoz de la Federación Nacional de Menudistas de Estados Unidos. "¿Quién quiere empezar su experiencia en las compras con frustración?

ParkMe, que rastrea más de 28 mil sitios en todo el mundo, surgió como una aplicación de soporte para los clientes de centros comerciales que utilizan los estacionamientos en Estados Unidos. Con ella, pueden encontrar los lugares más cercanos y menos caros, así como garajes alternativos. La base de usuarios se incrementó 97 por ciento en el último año, a medida que se agregaban cientos de garajes a la base de datos.

“Si hay forma de salirte del camino trillado, puedes reducir la tensión”, señaló Sam Friedman, cofundador y director ejecutivo de ParkMe. La tecnología es bastante simple: un bucle magnético en el garaje registra la cantidad de veces que se levanta la plumilla para dejar entrar o salir a un coche, explicó Friedman. ParkMe también permite que un cliente reserve un lugar en ciertos estacionamientos. Scott dijo que ella utiliza ese servicio en los meses de verano.

Otras aplicaciones para estacionarse también están adquiriendo impulso. Parkopedia, vinculada a 26 mil sitios en Norteamérica, también permite al usuario buscar estacionamientos, disponibliliad y precios con el teléfono inteligente. QuickPay planea empezar en cientos de centros comerciales estadounidenses el año entrante para ayudar a los compradores a pagar el estacionamiento, los parquímetros y los servicios de aparcadores con el teléfono inteligente.
 
 

 

“El estacionamiento es la puerta a la experiencia de comprar”, notó el fundador de QuickPay, Barney Pell. “Puede significar el éxito o el fracaso de todo su negocio”.
 

 
Los clientes esperan más que hace 10 años, notó Casey Jones, vicepresidente de servicios institucionales en Standard Parking, un proveedor de servicios de administración para estacionamientos, con sede en Chicago, y anterior director del Instituto Internacional de Estacionamientos.

Quieren información en tiempo real, quieren opciones de precios y quieren que los dirijan hasta un lugar a cielo abierto”, dijo Jones.

Jessi Molohon, de 23 años, estudiante de la Universidad de Texas en Austin, es una de ellos. Comentó que usa la aplicación Parking Whiz cuando va a tiendas en el centro de Houston o a Houston Galleria, lo que la ayuda a encontrar estacionamientos y comparar precios.
 
 
 
 

“Estacionarse puede costar entre 6 y 12 dólares en la misma calle, así es que me quiero asegurar de que no gasto de más en el estacionamiento cuando voy a gastar de más en las compras”, expresó Molohon.

Una aplicación llamada A Parking Spot permite que Molohon ubique en un mapa de Google sus espacios favortios para estacionarse y poder llegar sin problemas.

“Ya lo tengo como rutina”, dijo. “Hay algunos sitios que conozco, sé que se entra y se sale muy fácilmente de ellos, lo que me ayuda a ahorrar tiempo y evito un poco el tránsito por las festividades”.

No hay datos disponibles sobre la cantidad de estacionamientos en centros comerciales que tienen sensores para ayudar a detectar los lugares vacantes, pero los analistas dicen que se está duplicando o triplicando la proporción de los que los están adoptando año tras año.

Taubman Centers, propietario y administrador de 22 centros comerciales en Estados Unidos, instaló sensores en estacionamientos en dos de sus centros para mostrarles a los compradores en qué piso podrían encontrar lugares al descubierto. El costo de instalación es de 50 mil a 100 mil dólares por locación. Sin embargo, el estacionamiento es sólo la mitad de la batalla. Cuando un cliente está listo para irse, está la cuestión de encontrar el vehículo.

Simon Property Group, el dueño y operador más grande de centros comerciales del país, con más de 300 propiedades, dijo que, en los últimos dos años, se incrementó ocho veces la utilización de su aplicación gratuita, que incluye una característica que ayuda a los compradores a localizar su coche.

Los usuarios pueden tomar una fotografía del lugar donde estacionaron el coche, colocar una señal en un mapa o enviar un mensaje de texto para recordarse del sitio.
 
 
 
 

“Es una herramienta proactiva para evitar que un cliente pierda el automóvil”, expresó Les Morris, un portavoz de Simon Property Group.

No sólo es para los centros comerciales, sino para el centro de las ciudades y los distritos comerciales locales, que se esfuerzan para facilitar el estacionamiento. San Francisco, por ejemplo, debido a su notorio estacionamiento en la vía pública, creó su propia aplicación que guía a los conductores a los lugares vacíos.

Y el ayuntamiento de Grosse Pointe, en Michigan, contrató en noviembre a Parkmobile para introducir un servicio de estacionamiento en Village, la zona comercial de la ciudad.
 
 
 

Los usuarios pueden pagar los parquímetros y agregar tiempo utilizando los teléfonos inteligentes. La aplicación envía una alerta 15 minutos antes del vencimiento del parquímetro, y también se enlaza a un mapa para mostrar dónde está estacionado el vehículo.

Los fabricantes de coches también empiezan a participar y agregan características a la tecnología de los tableros para ayudar al conductor a desplazarse hasta un estacionamiento.