Archivo

Bullying causa nuevo nicho de cirugía estética

07 febrero 2014 5:54 Última actualización 03 agosto 2013 8:1

[Bloomberg] 


Rosalía Servín Magaña
 
Menores con imperfecciones físicas engrosan las estadísticas.
 
A la par del incremento de procedimientos estéticos en mujeres jóvenes y hombres, un nuevo nicho ha comenzado a aparecer en este mercado: el de los niños, un grupo que ha sido empujado por los padres que buscan acabar con el bullying al que son sometidos sus hijos (por imperfecciones físicas) y evitarles problemas de autoestima con mayores consecuencias.
 
"El bullying siempre ha existido, pero ahora trasciende las aulas, pues están las redes sociales en las cuales a los niños les siguen haciendo maldades, de modo que transgreden la vida del niño más allá de la escuela", comenta el cirujano plástico certificado, Ary Papadopulos.
 
El especialista explica que es a partir de los siete años que los niños entienden el concepto de auto imagen, y es cuando las mamás comienzan a preocuparse y a tomar cartas en el asunto.
 
"Se ha incrementado la preocupación de los padres por estos fenómenos, pero deben estar bien asesorados, porque un niño por más orejoncito que se vea, no se debe operar antes de los ocho años, pues no es recomendable. Y lo mismo pasa con las niñas, no deben operarse la nariz antes de los 15, porque el crecimiento óseo no ha culminado", advierte.
 
Así lo considera también el cirujano Serafín Iglesias, quien señala que un niño puede operarse, siempre y cuando la situación lo amerite.
 
"Se da el caso de niños que escuchan bien, pero sus orejas son como de Dumbo o tienen la nariz muy chueca y no respiran bien, lo que puede derivar en problemas de salud.
 
"Pero lo más común es que a los niños se les intervenga porque comienzan a tener problemas de inseguridad y dejan de socializar, lo que a la larga también les puede traer problemas de desarrollo", dice.
 
El facultativo destaca que en lo que respecta a su práctica médica, en los últimos años el porcentaje de incremento que ha tenido en niños menores de diez años, es del 40 por ciento --especialmente por modificaciones de orejas y nariz--, lo que muestra la inclusión que los infantes han tenido en esta práctica.
 

Procedimientos más accesibles
 
La variedad de mecanismos y procedimientos quirúrgicos y no invasivos que han surgido a últimas fechas, sumado a un mayor número de médicos certificados y la aparición de créditos y facilidades de pago, han hecho de las cirugías estéticas procedimientos cada vez más accesibles al público, lo que también ha influido en su "exponencial" aumento.
 
En los años setenta y ochenta, se pensaba que sólo las celebridades o los millonarios tenían acceso a estos procedimientos, pero ahora ese es un mito que se ha ido diluyendo, porque hay cada vez más oferta y por las facilidades crediticias que ahora existen, asegura Ary Papadopulos, integtrante de la AMCPER.
 
Explica que en 1988 había 450 cirujanos plásticos en el país, pero actualmente hay más de 1,500 especialistas certificados, lo que ha modificado el mercado.
 
La aparición de nuevas herramientas estéticas -sobre todo no quirúrgicas- también han derivado en el crecimiento de este fenómeno.
 
Por ejemplo, a la fecha una de las novedades es la criolipolisis, donde a través de una máquina denominada cool sculting, se busca eliminar la grasa localizada (lonjas), sin el uso de agujas ni anestesia, con buenos resultados.
 
"Prácticamente con las nuevas herramientas no hay riesgos, el tiempo de recuperación es nulo y los costos por ende son menores, pero eso sí, hay que ser bien honestos con los pacientes y aclararles qué pueden esperar de resultado, porque no es lo mismo ponerse bótox que hacerse un restiramiento, o hacerse el cool sculting que una lipoescultura", advierte el cirujano.
 
Refiere que la expectativa del resultado con cirugía siempre es mayor, pero debe ponerse en balance el costo-beneficio, por la incapacidad, el uso de drenajes, la hospitalización y la anestesia requerida, que en muchas ocasiones son las que elevan los costos.
 
Pero eso no es todo, pues ahora los bancos ofrecen no sólo facilidades de pago con sus tarjetas, sino hasta créditos personales que ponen al alcance este tipo de tratamientos.
 
En lo que coinciden los especialistas, es que la gente tiene que tener la educación para entender que un servicio barato no necesariamente significa que sea malo, pero también debe tenerla para dudar de cualquier procedimiento extremadamente barato, pues es donde aparece la competencia desleal y peligrosa.
 
"Sí estoy de acuerdo que algunos cirujanos hacen sus honorarios más caros que otros, a la mejor en función de su nombre o zona, pero lo que sí puedo decir es que existe una consciencia por parte del cirujano de poner al alcance de mucha gente estos procedimientos, a costos accesibles, sin poner en riesgo la salud del paciente", aseveró Ángel Carranza Morales, director general del Centro Integral de Cirugía Estética y Reconstructiva.
 
Según explica, es frecuente que a la gente le ofrezcan servicios baratos, metiéndoles sustancias que no son éticas y sí terriblemente peligrosas, que terminan con un daño de salud permanente.
 
Por ello, reiteran que lo importante es ponerse en manos de médicos certificados, pues es la única forma de asegurar que le van a responder éticamente en caso de surgir una complicación.