Archivo

BlackRock advierte: reformas o desencanto

07 febrero 2014 5:52 Última actualización 27 agosto 2013 5:6

[Axel Christensen, responsable de la firma dice que el ‘momento mágico' de México se mantendrá / Reuters]


 
 
Clara Zepeda
 
 
México se planteó 'reformas ambiciosas' y ahora va a tener que cumplir esa promesa a los inversionistas; de lo contrario se podría revertir el optimismo, como le ha pasado a Brasil, advierte Axel Christensen.
 
 
El responsable de Estrategias de Inversión para BlackRock Latinoamérica e Iberia señala a El Financiero que México asumió el desafío de no decepcionar a los mercados desde el momento en que comenzó a generar expectativas positivas sobre la aprobación de reformas, las cuales lo pondrían delante incluso de economías desarrolladas -las cuales están sufriendo todavía los estragos de la crisis financiera internacional- en la instrumentación de cambios estructurales.
 
 
Hasta hace unos meses Brasil era un destino de inversión querido por todo el mundo; era el ejemplo latinoamericano y emergente. Sin embargo, la economía brasileña pasa por un bache complicado. Existen múltiples ejemplos de mercados que eran favoritos para la inversión y dejan de serlo.
 
 
El débil crecimiento de la economía, el deterioro inflacionario y la volatilidad del real han sacudido a la bolsa de Brasil, cuyo valor de capitalización perdió 250 mil millones de dólares en el último mes.
 
 
Caso contrario es Japón, que con su plan de reactivación económica ha robado reflectores a otros mercados, pues su expectativa de crecimiento alienta nuevamente al público inversionista. Tan sólo el índice accionario Nikkei gana 18.3% en dólares en los últimos 12 meses.
 
 
Es por ello que “México tiene un desafío en ese sentido, ya que se planteó reformas ambiciosas, ahora va a tener que hacer la entrega de esa promesa (…) Se podría revertir el optimismo si México no logra reformas prometidas. No hay que olvidar que el capital es muy fluido y cuando cambian las expectativas o las condiciones los mercados se decepcionan y (los inversionistas) se retiran”, dice Christensen.
 
 
 
Factor EU
 
En una plática, el analista de BlackRock, el mayor administrador de fondos privados del mundo, asegura que para México, como ningún otro país, el inicio del recorte del estímulo cuantitativo por parte de la Reserva Federal (Fed) es una magnífica noticia, pues querrá decir que la economía de Estados Unidos se recupera vigorosamente.
 
 
Los mercados financieros se sienten incómodos con la incertidumbre, más que con noticias precisas e incluso negativas, por lo que han intentado descontar el inicio del retiro del estímulo de la Fed, pero no todo el impacto está en los precios, comenta.
 
 
Si bien los tipos de cambio son válvulas de escape en manifestaciones de incertidumbre, BlackRock no se atreve a decir que son malos tiempos, sino simplemente son tiempos de cambio.
 
 
“No es nuestro término, pero lo encuentro apropiado: el ‘momento mágico’ de México se va a mantener no sólo por la sincronía económica-comercial con Estados Unidos, sino por la dinámica interna de crecimiento económico que generarán las reformas que apruebe”.
 
 
Axel Christensen  añade que en México se está planteando una reforma energética que va a requerir de flujos de capital para financiar la inversión en activos de hidrocarburos y gas.