Archivo

Beben mexicanos más refrescos que antes

07 febrero 2014 5:56 Última actualización 08 agosto 2013 5:8

[Cuartoscuro]


 
 
Miguel Ángel Pallares

El consumo de refrescos en México va en aumento, pese a la diversificación de la oferta de productos de empresas como Coca-Cola y PepsiCo, y de los esfuerzos de las autoridades de salud por disminuirlo. En los últimos 3 años, los mexicanos incrementaron 12% su ingesta de bebidas carbonatadas (refrescos), lo cual representó un crecimiento incluso mayor al de la industria en ese mismo lapso, que fue de casi 11%.
 
 
De acuerdo con un análisis elaborado por El Financiero, con base en datos del Inegi, los mexicanos consumieron 7,666 millones de litros de refresco entre enero y mayo de 2013, contra los 6,829 millones de litros de bebidas carbonatadas del mismo periodo de 2010, año en el que comenzaron a endurecerse las normatividades para la venta de estos productos.
 
 
Así, en los primeros cinco meses de 2013, la participación de los refrescos dentro de las preferencias de consumo de los mexicanos se ubicó entre 72 y 73%, lo cual significó que de cada 10 bebidas procesadas no alcohólicas que se compraron en el país, 7  fueron refrescos y el resto agua embotellada, jugos, energéticos y otros.
 
 

Esta mezcla no cambió mucho con respecto a 2010, cuando la participación de los refrescos fue de 71%.
 
 

José María Flores, analista de Ve por Más, explicó que la ingesta de refrescos en México no ha disminuido por un tema de hábitos de consumo, pues los mexicanos están acostumbrados a beber estos productos en lugar de agua embotellada, tés, jugos, isotónicos y otras bebidas que también ofertan las refresqueras.
 
 
“La publicidad contra los refrescos no ha afectado el volumen de venta de los embotelladores. Contrario a lo que se pudiera pensar, la tendencia en los últimos años ha sido creciente, a pesar de los esfuerzos del gobierno y las propias empresas por diversificarse. Los factores son culturales, ya que la población tiene mayor acceso a un refresco que al agua natural”, abundó.
 
 
El análisis revela que diciembre es el mes en el cual los mexicanos consumen más refrescos, pues en este periodo la participación de las bebidas carbonatadas dentro de la venta total del sector se eleva hasta 77%, lo que quiere decir que casi 8 de cada 10 consumidores mexicanos opta por estas bebidas.
 
 
En 2010, la industria refresquera vio intensificados los reclamos en su contra tras la firma del Acuerdo Nacional para la Salud Alimentaria, en el cual se integraron dependencias, empresas y organismos sociales para atacar la obesidad. En enero de 2011, inició la aplicación de los lineamientos para la venta de alimentos y bebidas en escuelas, lo que propició la reducción de las presentaciones de ciertos productos.