Archivo

Barril petrolero cierra con alza de 1.2% por situación en Siria

07 febrero 2014 3:47 Última actualización 03 septiembre 2013 16:14

[El barril subió más de un dólar por el apoyo del congreso al presidente de los EU para atacar Siria. / Bloomberg] 


 
 
Reuters
 
 

NUEVA YORK.- El petróleo Brent subió más de 1 dólar por barril y cerró con alza de 1.2 por ciento el martes, en medio de ajustados suministros globales y luego de que el presidente de Estados Unidos recibió apoyo de legisladores en el Congreso para llevar a cabo una acción militar contra Siria.
 
 
La noticia ratificó las preocupaciones sobre una interrupción en los suministros petroleros en toda la región de Oriente Medio.
 
 
El crudo Brent subió 1.35 dólares por barril, a 115.68 dólares.
 
 
El petróleo en Estados Unidos avanzó 89 centavos, a 108.54 dólares.
 
 
Debido al Día del Trabajo en Estados Unidos el referencial estadounidense no operó el lunes.
 
 
El presidente Barack Obama instó el martes al Congreso a aprobar pronto una acción militar estadounidenses contra Siria y obtuvo el respaldo de líderes de ambos partidos en la Cámara de Representantes para llevar a cabo una incursión contra las fuerzas del presidente sirio Bashar al-Assad.
 
 
Siria no es un importante productor de crudo, pero los inversores temen que un ataque militar contra la nación pueda extenderse por Oriente Medio, que produce un tercio del petróleo mundial.
 
 
Las exportaciones libias fluyen a menos de 10 por ciento de la capacidad de exportación, en menos de 100 mil barriles por día, según una estimación de Reuters mientras grupos armados endurecen sus medidas de fuerza en el sector.
 
 
El petróleo en Estados Unidos cobró fuerza más temprano tras conocerse que la demanda repuntó en el sector manufacturero estadounidense en agosto y que el crecimiento se mantuvo estable en el sector de servicios de China, sumándose a otras señales positivas en las dos mayores economías del mundo.
 
 
Los inversores están a la expectativa de datos del sector laboral el viernes en Estados Unidos y de indicios más claros de la Reserva Federal sobre el momento en que reducirá sus políticas de estímulo monetario.