Archivo

Banxico recorta un punto su pronóstico de crecimiento

07 febrero 2014 5:59 Última actualización 08 agosto 2013 5:27

[Bloomberg]


 
Marcela Ojeda Castilla

La junta de gobierno del Banco de México (Banxico) redujo en un punto porcentual su pronóstico de crecimiento del PIB para 2013, a un rango de entre 2 y 3%, y en 100,000 unidades el de empleos formales, a entre 450,000 y 550,000.
 
 

“El comportamiento de la economía en la primera mitad del año hace prácticamente inevitable tener que ajustar a la baja nuestra previsión de crecimiento económico”, manifestó el gobernador del banco central, Agustín Carstens.
 
 
Agregó que este ajuste es inevitable, aun tomando en cuenta la reactivación que se espera durante el segundo semestre y que en virtud de que ésta se sostendrá para 2014, el Banxico mantuvo sus pronósticos del PIB y de empleos formales para ese año, entre 3.2 y 4.2% y entre 700,000 y 800,000 plazas, respectivamente.
 
 
En conferencia de prensa acerca del Informe sobre la Inflación Abril-Junio 2013, anticipó que a partir del dato de julio, la inflación general se ubicará cerca de 3.5% anual.
 
 
“Sin duda estará fluctuando alrededor de esos niveles y es de esperarse que esté cerca de ese nivel a finales de 2013. Para 2014 se prevé una tendencia decreciente, y que al cierre se sitúe cerca de 3%. La inflación subyacente se mantendrá por los próximos 18 meses prácticamente de manera continua por debajo de 3%”, subrayó.
 



Dijo que la desaceleración de la economía y la holgura en el mercado laboral son factores que abonan para que la inflación hacia adelante siga comportándose bien, aunque advirtió que eso no resta posibilidades de algunos riesgos.
 
 
Respecto de la importante desaceleración en la economía durante el segundo trimestre, indicó que fundamentalmente se debió al entorno de bajo crecimiento mundial de la actividad económica y del comercio.
 
 

También al esfuerzo de consolidación fiscal en 2013 y al impacto que sobre la economía tuvo la baja del gasto público por el cambio de administración; la debilidad en el sector vivienda, y hasta cierto punto la presión del tipo de cambio real hasta mediados de mayo.
 
 
Sin embargo, destacó que este escenario no tan favorable se debe complementar con lo que se espera hacia adelante.
 
 
“Sí esperamos que en la segunda mitad del año la economía mexicana se fortalezca, porque prácticamente todos los factores que han generado la desaceleración, en buena medida se van a deshacer”, añadió.
 
 

Enfatizó que dentro de lo alentador hacia la segunda mitad de 2013, en la medida en que se consolide el proceso de la recuperación de la actividad económica en EU, el comportamiento un tanto flojo de las exportaciones mexicanas empiece a cambiar.
 
 

Carstens enfatizó que un crecimiento de entre 3.2 y 4.2% como el que se prevé para el año entrante sigue siendo insuficiente para crear los empleos que el país necesita; para generar aumentos más sostenidos en los salarios y en general para mejorar el bienestar del país.
 
 
Dijo que para eso es indispensable poder aspirar a tasas de crecimiento más altas, “y de ahí que nosotros (la junta de gobierno) suscribamos y de alguna manera avalemos todo este esfuerzo que se está llevando a cabo en el país en materia de reformas estructurales”.
 
 

Dijo que en la primera mitad de 2013 se vio cómo la recuperación económica mundial no está bien afianzada, y que por lo mismo, México no puede esperar que a través del impulso de la demanda externa pueda alcanzar tasas de crecimiento más altas de las implícitas en el pronóstico de entre 3.2 a 4.2%.