Archivo

Banda de 700 MHz, la batalla que viene en telecom

13 febrero 2014 5:1 Última actualización 14 diciembre 2012 14:55

 
 
Nicolás Lucas
 
 
El próximo pleito en puerta para el sector de las telecomunicaciones será por la banda de los 700 megahertz (MHz). La Secretaría de Comunicaciones y Transportes busca reordenar este espectro que hoy está en manos de Televisa, TV Azteca y Multimedios, y cuyo mercado potencial se estima en 4,000 millones de dólares.
 
En la mañana del 22 de noviembre, durante un desayuno con industriales del sector, el comisionado presidente de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel), Mony de Swaan Addati, admitió que el reordenamiento o recuperación de las bandas de los 2.5 GHz y de 700 MHz, ideales para la prestación de nuevos servicios móviles de comunicación, significarían “un verdadero problema” a resolver en el corto plazo para la administración federal que apenas comienza.
 
El comisionado dejó entrever que está en camino un nuevo conflicto para el ya de por sí conflictivo sector de las telecomunicaciones.
 
Mientras el espectro de los 2.5 GHz, que está en manos de MVS Comunicaciones y de 10 empresas más pequeñas, la banda de los 700 MHz se encuentra, por segmentos, en posesión de:
 
• Televisa y TV Azteca, las dos televisoras más importantes del país
• Grupo Multimedios, la compañía de medios más grande de Monterrey, dueña de Milenio
• De dos personas físicas no identificadas con claridad
• El Gobierno de Nuevo León
• La Universidad Autónoma de Nuevo León
 
Según el estudio ‘El espectro radioeléctrico en México, estudio y acciones; más y mejor espectro para banda ancha’, encargado por la Cofetel a varias consultorías, son en total 19 concesiones repartidas principalmente entre 17 ciudades y una docena de poblaciones menores de los estados de Baja California, Sonora, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Guanajuato y el Estado de México.
 

 
Un ‘tesoro’ en telecom
 
No son pocos los problemas que enfrentarán las autoridades para reordenar la banda de los 700 MHz y así liberarla para su aprovechamiento en nuevos servicios de telecomunicaciones de Cuarta Generación (4G), bajo estándares de mejor calidad y velocidad de transmisión de datos, como el LTE (Long Term Evolution).
 
De acuerdo con el documento encargado por la Cofetel, que hasta hoy no es del dominio público y del cual EL FINANCIERO tiene una copia, en las ciudades de Tecate, Tijuana, Ciudad Juárez, Piedras Negras, Cadereyta, Monterrey, Reynosa, Nuevo Laredo, Matamoros, Irapuato y Coacalco existe una carencia de frecuencias para eventualmente ‘mover’ 11 señales de televisión analógica de una posición a otra dentro de la misma banda de los 700 MHz o a otra banda, y con ello liberar este espectro para servicios de video, voz y datos. En Ciudad Acuña pronto también se requerirá de espectro adicional para mover otro canal más.
 
Hasta ahora, los obstáculos referentes a la carencia de espectro y las pláticas para mover los canales de televisión a una posición más ‘baja’ de la banda se encuentran avanzadas o, en el peor de los casos, han comenzado a tener eco en las norteñas ciudades de Ensenada, Mexicali, Caborca, Cananea y Anáhuac, mientras que en Monterrey uno de los concesionarios ha manifestado estar dispuesto a migrar su canal a otra frecuencia de la misma banda.
 
Pero los problemas de carencia de espectro no son los principales a resolver, sino la manera en que se deberá enfrentar a los intereses de los concesionarios, la manera en que se les convence para recuperar una banda que es primordial para la conectividad del país en banda ancha, telefonía móvil e incluso para servicios sociales digitales, como telemedicina o teleeducación.
 
Para analistas de Signals Telecom, The Competitive Intelligence Unit (The CIU) y Observatel, el espectro radioeléctrico comprendido entre los 698 y 806 Megahertz (MHz), mejor conocido como la banda de 700 MHz, significa un ‘tesoro’ que prácticamente en todo el mundo ha comenzado su proceso de recuperación para destinarlo a nuevos servicios de telecomunicaciones, ya no sólo para televisión analógica, debido a una recomendación de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), brazo de la ONU encargado de impulsar las telecom.
 
“La banda de 700 MHz es más valiosa debido a las leyes de la física. Mientras más baja sea la posición en el espectro radioeléctrico, más extensa es su propagación o simplemente mayor es la cobertura geográfica. Esto se traduce en menores costos de despliegue de infraestructura para el operador”, explica José Otero, presidente y director general de Signals Telecom.
 
Por ello, coinciden los expertos, la autoridad debe priorizar la recuperación de este espectro para desplazar una red nacional LTE, que permita ofrecer video, voz y datos, con una ventaja adicional: construir desde cero la infraestructura necesaria costaría hasta 50% más barato que con otra banda, incluso que con la de los 2.5 GHz.
 
Por su posición en el espectro radioeléctrico, la banda de los 700 MHz permite que la información viaje a una velocidad mayor, con mejor calidad y sin que se vea afectada por obstáculos naturales, como cumbres montañosas o valles. Por eso, el costo de la infraestructura necesaria sería menor.
 
Desplazar una red nacional partiendo de nada y con las características y extensión del territorio mexicano, costaría a cualquier operador alrededor de 1,000 millones de dólares, estima Demetrio Rakitin, director de LTE de Nokia Siemens Networks para América Latina.
 
En el mejor de los escenarios y con el afán de conectar a todo al país a la banda ancha y a menores costos económicos, Ernesto Piedras, director general de The CIU, plantea la posibilidad de que una vez reordenadas o recuperadas, las bandas de los 2.5 GHz y 700 MHz sean destinadas, una para ofrecer servicios en ciudades y la otra para las plazas rurales.
 
Por ejemplo, dice el experto, una “combinación” comercial de estas dos bandas generaría en los primeros 2 a 3 años un impacto de al menos un 1% del Producto Interno Bruto (PIB).
 
“Un 1% significan miles de millones de dólares. La de los 700 MHz podría lanzarse para el campo, porque tiene una potencia para llegar sin tanto costo y con calidad a regiones muy distantes y con poca población y la del 2.5 GHz es poderosa también, pero las estribaciones geográficas pueden acotarla, por lo que sería mejor destinarla a regiones urbanas. Se complementarían, porque las dos ofrecen alta velocidad y calidad en transmisión de datos”, explica Piedras.
 
 
‘Decisiones difíciles’
 
Las autoridades quieren reordenar la banda de los 700 MHz, lo cual no significa quitar las concesiones a los que ya las tienen, sino sólo reubicarlos en una posición distinta a la que mantienen ahora dentro de la misma banda. Sin embargo, sea cual fuere la decisión que tomen, habrá intereses que se opondrán.
 
“Independientemente del tema en discusión, es casi imposible que se tome una decisión regulatoria (en esta banda) sin que uno de los actores del mercado presente un amparo en contra de la medida”, dice José Otero, de Signals.
 
En efecto, los industriales de las telecomunicaciones ya avizoran potenciales ‘complicaciones’ para quedarse con la banda de los 700 MHz Alberto Escobar, vicepresidente de Mercadotecnia y Alianzas Comerciales de Nextel de México, señala que una vez que el Estado, a través de la Secretaría de Comunicaciones, decida reordenar o recuperar ese espectro, muchas empresas del sector tomarán “decisiones difíciles”. Pese a ello, asegura, la autoridad debe poner a trabajar la banda de los 700 MHz
 
“Es importante que esos activos del Estado se pongan a trabajar, que no estén ociosos. Un reordenamiento siempre va a ser más complicado que (licitar) una banda limpia; al fin del día, el que gana es México, porque se genera inversión, competencia y empleos. Iremos por esa banda, Nextel siempre tendrá interés”, dice Escobar.
 
También las televisoras pudieran tratar de retrasar el reordenamiento de la banda, sobre todo porque Televisa posee 11 de las 19 concesiones a reordenar, dice Irene Levy, presidenta de la organización civil Observatel.
 
Pero hay una ‘carta’ que debe saber aprovechar el Estado, dice la abogada especializada en telecomunicaciones: el aval de la Comisión Federal de Competencia (CFC) a Televisa de fusionarse con Iusacell en telefonía móvil, sólo si la televisora no pone trabas a la licitación de nuevas frecuencias de televisión abierta o de prestación de otros servicios.
 
La eventual explotación de las bandas de 2.5 GHz y de 700 MHz pudieran reducir hasta en 40% los precios de los servicios móviles de telecomunicación, generar un impacto inmediato en el crecimiento económico y conectar al país a la banda ancha. En Brasil, Colombia y Chile ya comenzó este reordenamiento, y Argentina se alista para hacer lo mismo. Mientras, en México se ve difícil que se concrete este reordenamiento en 2013 debido a los intereses que están en juego, advierten los especialistas.
 
Pero no hay de otra, dice Irene Levy. “Que se verán afectados sus intereses, sí; que se afectarán otros intereses económicos y políticos, sí. Pero la autoridad tiene que actuar y ser inteligente para reordenar ese espectro, porque la banda de los 700 MHz bien puede ayudar a resolver los problemas de conectividad en el mediano plazo, si no es que antes.”