Archivo

Bajo arraigo, cinco de los implicados en robo de material radioactivo

06 febrero 2014 7:5 Última actualización 09 diciembre 2013 16:37

[El camión transportaba Cobalto 60, un material radioactivo de alta peligrosidad. / Tomada de Twitter] 


 
AP
 
 
Un juez federal concedió someter bajo arraigo por 40 días a cinco de los seis hombres que participaron en el robo de un camión que transportaba Cobalto 60, un material radiactivo que fue localizado la semana pasada abandonado en una zona rural del centro de México.
 
 
Un funcionario del gobierno federal informó este lunes que los cinco hombres estarán bajo esta figura legal que permite mantener en prisión preventiva sin cargos a sospechosos de algún delito.
 
 
El funcionario, que habló bajo la condición de anonimato por no estar autorizado a hablar con la prensa, dijo que cuatro de los detenidos son considerados sospechosos del robo del camión que transportaba el cobalto 60, y el quinto, de ser quien supuestamente compraría el vehículo robado.
 
 
Los cinco individuos forman parte de los seis detenidos la semana pasada e ingresados inicialmente en un hospital de Hidalgo por su posible exposición a la radiación del cobalto 60. La sexta persona es un menor de 16 años que quedó en libertad tras rendir su declaración, reveló el funcionario.
 
 
Autoridades de salud de Hidalgo reportaron que los seis se encontraban estables y sin rastros aparentes de intoxicación por radiación, por lo que salieron del hospital y enviados a instalaciones federales en la ciudad de México.
 
 
El robo del camión que transportaba el cobalto ocurrió el 2 de diciembre. Dos días después, se localizó abandonado el material radiactivo, cuyo hurto provocó la emisión de alertas por parte de las autoridades ante la peligrosidad que representaba para quien manipulara ese material, que fue hallado fuera del contenedor que lo protegía. Sin embargo,  no se encontraron rastros de contaminación en la zona.
 
 
En un principio se dijo que las personas que robaron el material lo hicieron para fabricar "bombas sucias".
 
 
Autoridades nucleares mexicanas aseguran que las personas expuestas al cobalto 60 no pueden contaminar a otra gente.

 
 
El material estaba en un contenedor que era parte de un equipo médico usado en hospitales y era transportado desde la frontera norte hasta el centro de México a una instalación de desecho.
 
 
El material radiactivo fue hallado en un paraje despoblado de Hueypoxtla, Estado de México, donde viven unos 4 mil habitantes.
 
 
Según la ONU, el cobalto 60 tiene una actividad de 3 mil curios, categoría 1, lo que significa que podría causar daños fatales a quien esté en contacto con él.