Archivo

Asesores de la Casa Blanca proponen "ponerle candados" a la NSA

06 febrero 2014 6:50 Última actualización 18 diciembre 2013 16:45

  [El equipo de asesores trabajó con el director de la NSA, Keith Alexander./Reuters] 


 
AP

WASHINGTON.— Un panel asesor de la Casa Blanca recomendó el miércoles decenas de cambios a los programas de vigilancia del gobierno, entre ellos quitar a la Agencia de Seguridad Nacional la facultad de almacenar los registros telefónicos de estadounidenses y requerir que una corte autorice las búsquedas individuales de datos telefónicos y de internet.

El panel no recomendó que la agencia, conocida como NSA por sus siglas en inglés, deje de recabar por completo los datos telefónicos y de internet, y no está claro si los cambios limitarán el alcance de la recolección de datos. El presidente Barack Obama ordenó que el panel hiciera recomendaciones después que hace unos meses se diera a conocer la amplia naturaleza de los programas de espionaje del gobierno; sin embargo, el mandatario no está obligado a aceptar sus propuestas.

La Casa Blanca autorizó que se diera a conocer el reporte secreto del grupo semanas antes de lo programado.

El panel recomendó una revisión más independiente de lo que la NSA recolecta y al proceso en la forma como lo hace. El grupo también propuso que una corte autorice las búsquedas individuales de datos.

Además, el grupo pidió endurecer la ley en el uso de las llamadas cartas de seguridad, las cuales dan a las autoridades amplias facultades para demandar registros telefónicos y financieros sin previa aprobación judicial en casos de seguridad nacional. El grupo de trabajo recomendó que las autoridades consigan primero un "hallazgo judicial" que muestre "bases razonables" de que la información buscada es relevante para actividades de terrorismo o de espionaje.

El grupo trabajó con la dirección del titular de la NSA e incluyó funcionarios que trabajaron anteriormente en el gobierno de Obama, incluso el exsubdirector de la CIA, Michael Morell.

La Casa Blanca había dicho originalmente que difundiría el informe en enero, después que Obama anunció públicamente qué cambios pensaba hacer a la NSA. Algunos funcionarios dijeron que decidió difundir el informe antes por considerar que su contenido había sido distorsionado en versiones de la prensa.