Archivo

Arbolitos de Navidad naturales son los preferidos

06 febrero 2014 6:52 Última actualización 13 diciembre 2013 5:2

   [El gusto por esta tradición se mantiene, pese a una mayor conciencia ecológica / Cuartoscuro] 


 
 
 
Héctor A. Chávez Maya
 

Los hábitos de consumo de los árboles de navidad naturales no han variado mucho, pues a pesar de que entre los consumidores se ha despertado la conciencia ecológica y hay cierto interés por los artificiales, el gusto por acudir a viveros y cortar su propio árbol se ha incrementado en más del cien por ciento en los últimos años en algunas regiones del país.
 
 
Por su aroma, sus formas y hasta sus colores, las familias mexicanas han hecho ya una tradición la compra de este adorno natural, que es considerado el principal símbolo de la época en que se logra reunir a toda la familia.
 
 
“En realidad todos los años aquí es en donde empiezan las memorias de la navidad de nuestra familia, traemos cámaras, nos juntamos padres, hijos, nietos, abuelitos, tíos y hasta las mascotas, comemos y celebramos en familia”, señaló Rosario Estrada, quien en los últimos 5 años ha acudido a “El bosque de los árboles de navidad” en Amecameca, Estado de México.
 

“Las plantaciones forestales dedicadas a la producción de árboles de Navidad son negocios ambientalmente sustentables y financieramente rentables, permiten la recarga de mantos acuíferos, y contribuyen a la reactivación económica de las áreas rurales en donde se establecen, gracias a los empleos directos e indirectos que genera dicha actividad”, aseguró Carlos Maurer colaborador de esta plantación considerada la más grande de México.
 

Informó que tan sólo en Amecameca este año se comercializarán alrededor de 30 mil árboles, 15 mil más que en 2006.
 

A pesar del auge, la principal causa que afecta la demanda de árboles naturales de navidad es la percepción sobre el daño al medio ambiente, lo cual implica contribuir a la deforestación y al cambio climático. Sin embargo, tanto productores como autoridades han insistido en que el desarrollo de plantaciones de árboles de navidad propicia la generación de servicios ambientales.
 

Cultivado en viveros especiales o en plantaciones forestales comerciales, a pesar de los más de 20 requisitos burocráticos que deben cumplir para poder comercializarlos y la paga de miles de pesos, las plantaciones de árboles de navidad benefician a los productores y provocan una derrama económica para el país, pero lo más importante es que “se protege el medio ambiente”.
 

Según la Comisión Nacional Forestal (Conafor), el consumo de árboles naturales de navidad en México es de casi 1.8 millones de unidades, de los cuales aproximadamente se importan cada año alrededor de un millón de Estados Unidos y Canadá.
 

Datos del organismo establecen que la explotación de árboles de navidad deja ganancias en la temporada por arriba de los 500 mil pesos por hectárea.
 

De acuerdo con Jorge Reyes, de Protectora de Bosques del Estado de México, tan sólo esta año la producción de árboles de navidad podría superar las 200 mil unidades en la entidad, 70 mil más que las comercializadas en 2007, que fueron 130 mil.
 
 
Rentas, la otra opción
 
En los últimos años han surgido nuevas alternativas. Se trata de empresas que se dedican a la renta y venta de árboles en macetas, lo que les permiten ser nutridos durante la época navideña y posteriormente son usados para la reforestación o bien para plantarlos de forma permanente fuera de casa.
 

Empresas como Verde Navidad, Agros Navidad y Vive Pino, y Siempre Verde, se han especializado en la venta de árboles en maceta, pero a pesar de ser una “opción ecológica” sus resultados aún son modestos debido a los altos costos que representan para los usuarios la renta, entrega y su reforestación, que es de al menos mil 450 pesos.
 
Para este año los precios de los pinos navideños han opacado la intenciones en muchos de los hogares del mexicanos, ya que van de 400 pesos en los pinos de un metro de altura a más de mil 300 pesos los que alcanzan 2.30 y superan dos mil pesos los de 3 metros, a lo que hay que sumar los adornos, con lo que el desembolso mínimo sería de alrededor de dos mil pesos.
 
Pese a ello, durante un recorrido por tiendas de autoservicio, viveros y plantaciones forestales, se constató un gran dinamismo en las ventas, que en los pequeños locales alcanzan hasta las 20 unidades al día, mientras que en centros comerciales son en promedio de 100 unidades y en plantaciones de más de mil.