Archivo

Aprueban pago retroactivo a empleados públicos de EU; sigue el 'shutdown' del gobierno

07 febrero 2014 3:43 Última actualización 05 octubre 2013 17:50

[Demócratas y republicanos siguen sin llegar a un acuerdo presupuestal / Bloomberg] 


 
Reuters
 
 
Demócratas y republicanos en la Cámara de Representantes acordaron este sábado pagar en retroactivo a 800 mil empleados públicos una vez que termine la paralización del gobierno federal, aunque aún no se vislumbra ningún acuerdo político ni en materia de deuda, ni presupuestal, informó el Pentágono.
 
 
Además, dijo que la mayoría de sus 400 mil empleados civiles volverán a trabajar, una medida que podría aliviar el impacto de la paralización sobre las fuerzas armadas.
 
 
La Cámara de Representantes, liderada por republicanos, aprobó de manera unánime el proyecto de ley y ahora se espera la del Senado, para que el presidente Barack Obama la convierta en ley.
 
 
Este hecho fue un inusual momento de cooperación en la Cámara, ya que ambos partidos defienden con firmeza sus posturas.
 
 
En tanto, el secretario de Defensa, Chuck Hagel, sostuvo que una revisión legal de una ley firmada el pasado lunes por el presidente le permitía convocar a trabajar a un número no especificado de empleados la próxima semana.
 
 
Afuera del Congreso, donde se reunían los legisladores, dos pequeños niños sentados en la escalera del Capitolio portaban carteles en los que se leía "Terminen la paralización" y "Dejen de actuar como niños".
 
 
La actual postura de los republicanos apunta a desbaratar la reforma de salud del presidente Obama, conocida como 'Obamacare', que expandirá la cobertura de salud a millones de personas sin seguro médico.
 
 
Los republicanos se han negado a aprobar un proyecto de ley de financiación sin incluir medidas que debilitarían el Obamacare.
 
 
La líder de los demócratas en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, envió una carta al presidente de la cámara, el republicano John Boehner, demandando una votación para poner fin a la paralización y afirmó que si los republicanos accedían, entonces su partido acordaría el nivel de financiamiento del gobierno solicitado el Partido Republicano para las próximas seis semanas.
 
 
El secretario de prensa de Boehner, Michael Steel, descartó la oferta de Pelosi diciendo que "en este momento, son los demócratas del Senado y el presidente quienes están bloqueando el progreso para reabrir el Gobierno".
 
 
 
 
No habrá medidas extraordinarias: Obama
 
 
En entrevista con la agencia de noticias Associated Press, Barack Obama aseguró que no espera tener que recurrir a medidas extraordinarias para evitar que Estados Unidos enfrente un cese de pagos, porque cree que el Congreso elevará el límite de la deuda antes de la fecha límite del 17 de octubre.
 
 
"No espero llegar a eso... ayer hubo al menos algunas citas de que el presidente John Boehner está dispuesto a asegurarse que no enfrentemos un incumplimiento de pagos", comentó.
 
 
"Estoy bastante dispuesto a apostar que hay suficientes votos en la Cámara de Representantes para asegurar que Estados Unidos no termine siendo un país holgazán", agregó.
 
 
En su discurso semanal por radio, Obama dijo que la paralización del gobierno de Estados Unidos está teniendo un impacto "desgarrador" en los ciudadanos e hizo un llamado a los republicanos para "acabar la farsa" y aprobar un proyecto de ley de financiación sin condiciones.
 
 
 

Continúa la incertidumbre
 
 
Ayer viernes, los líderes demócratas de la Cámara de Representantes estaban considerando ejercer una maniobra política con la que podrían forzar una votación para reanudar las operaciones del gobierno.
 
 
El plan se refiere a una inusual "petición" que desplaza un proyecto de ley desde una comisión y lo envía al pleno del cuerpo si 218 legisladores de los 435 firman la petición. Esta medida tomaría aproximadamente una semana en superar obstáculos de procedimiento en la Cámara, según el representante demócrata, George Miller.
 
 
Una votación en la Cámara no se llevaría a cabo hasta el 14 de octubre, que es un feriado federal, agregó el legislador.
 
 
Mientras tanto, la paralización afecta la economía en todo Estados Unidos, desde compañías que lidian con contratos gubernamentales hasta parques nacionales que normalmente generan millones de dólares diarios en ingresos por turismo.
 
 
Por su parte, los republicanos también buscan concesiones a cambio de elevar el límite de endeudamiento del país, que es de 16.7 billones de dólares. Si no se eleva el techo de la deuda, Estados Unidos entrará en un incumplimiento de deuda, lo que, según funcionarios y economistas, tendría consecuencias graves para el país y las economías globales.
 
 
Tras la votación sobre el pago retroactivo, el republicano Kevin McCarthy dijo que su partido estaba dispuesto a negociar con Obama y los demócratas. "El presidente está aquí este fin de semana, nosotros estamos aquí este fin de semana. Ahora es el momento, ya que todos estamos aquí, de levantar el teléfono y hablar", afirmó.