Archivo

Apagón analógico trae problema de basura electrónica en Tijuana

06 febrero 2014 3:44 Última actualización 06 enero 2014 17:14

[El apagón digital trajo una mayor generación de basura electrónica. / Cuartoscuro / Archivo] 


 
Israel Ibarra
 
TIJUANA.- A más 5 meses de implementado el apagón analógico en Tijuana, sus habitantes cuentan con señales digitales que les dan canales de televisión de alta calidad, pero la otra cara de la moneda es que cientos de aparatos análogicos están siendo desechados sin tener un confinamiento adecuado, convirtiéndose en basura electrónica peligrosa.
 
En una campaña de 2 meses organizada por la Red Mexicana de Manejo Ambiental de Residuos de Baja California, Asociación Civil, junto con la Secretaría de Protección al Ambiente del Estado y la empresa Solimar y que terminó en noviembre fueron recolectadas más de 12 toneladas de desechos electrónicos, incluidas decenas de viejas televisiones, pero actualmente no hay dónde tirarlas adecuadamente. El sitio web de Televisión Digital Terrestre tampoco da una opción de qué hacer.
 
En 2007, la Red comenzó con las actividades de acopio de desechos electrónicos con un resultado de 500 kilogramos; de 2009 a 2011 el ejercicio lo realizaron en todo el estado y fueron 27 toneladas; para 2013, la recolección tras el apagón analógico del 18 de julio dejó arriba de 12 toneladas en Tijuana.
 
Desde que se anunció la entrada de la nueva señal digital -que se dio el 18 de julio de 2013 tras un retraso por las elecciones -, esperaban un aumento en el desecho de las televisiones de tubos de rayos catódicos, que en el caso de ir a parar a los rellenos sanitarios podrían provocar problemas de contaminación del subsuelo y el agua.
 
“Tanto las televisiones como los monitores tienen compuestos químicos que se consideran peligrosos, como es el plomo”, expuso.
 
Las televisiones de tubos de rayos catódicos contienen vidrio, que es el de más porcentaje en peso y plomo y los circuitos electrónicos tienen además de este material níquel y cadmio, que son considerados residuos peligrosos o metales pesados.
 
En el uso diario no tiene ningún problema, pero cuando entra en contacto con agua o las personas quieren recuperar componentes a través de la quema es cuando se liberan los compuestos dañinos para el medio ambiente y para la salud.
 
Después de recoger los aparatos inservibles, la empresa Solimar hace un proceso de desmantelado y los materiales que no pueden ser reciclados porque no existe la tecnología son enviados a un confinamiento de residuos peligrosos que se encuentra en Mina, Nuevo León.
 
Si una persona quiere llevar su televisión fuera de los tiempos de las campañas el costo es de 10 dólares en promedio por cada monitor de computadora y televisión hasta de 21 pulgadas.
 


Hasta 4 teles por familia
 
Alma Patricia Tovar Ávila, directora general de la Red Mexicana de Manejo Ambiental de Residuos de Baja California y directora de Proyectos de Solimar, comentó que es una falla que no exista un programa permanente gratuito y gubernamental para el manejo adecuado de estos residuos, porque la ciudadanía no tiene la forma de tirar sus televisores y otros aparatos.

La experta expuso que no conoce algún diagnóstico que revele cuántas televisiones serán desechadas por los tijuanenses en consecuencia, sólo recordó de un estudio de 2007 del Instituto Nacional de Ecología que dio a conocer que en México había más de 25 millones de hogares con televisión, aunque no decían cuántas había por cada uno.

“Entre 3 y 4 televisiones si pueden existir en cada casa”, añadió.

Cuando la Red Mexicana de Manejo Ambiental de Residuos de Baja California realizó la campaña de recolección, los costos operativos de disposición los asumió Solimar, mientras ellos realizaron la capacitación a las 10 instituciones que fueron sedes.

“La Secretaría de Protección al Ambiente participó con la difusión de la actividad”, manifestó.

Aunque como empresa Solimar está dispuesta a seguir contribuyendo con estas actividades, necesita ser apoyada por aliados para sufragar los gastos del desmantelamiento, porque para el sector doméstico no es viable pagar por tirar sus aparatos.

“Las empresas tienen obligación de manejar adecuadamente sus residuos y obtener documentos probatorios de que están dándole un manejo adecuado a los residuos que generan”, agregó, pero en la parte social es necesario seguir atendiendo el problema, porque un manejo inadecuado se va a regresar como daños al medio ambiente y la salud.
 


Habrá más campañas

Carlos Graizbord, titular de la Secretaría de Protección al Ambiente de Baja California, señaló que después de la campaña de acopio de residuos electrónicos obsoletos, se superó la expectativa de reunir 10 toneladas a lo largo de sus 10 fechas de recolección.

Explicó que esta participaron como sedes para acopiar residuos instituciones educativas de nivel media superior y superior.

"La participación de las personas, sobre todo por parte de los estudiantes, fue muy buena, traían televisores, computadoras, celulares, entre otros equipos que ya no utilizaban, y que se tenían que disponer debidamente para que no llegaran a un relleno sanitario", dijo, donde con el paso del tiempo contaminan el subsuelo y el agua.