Archivo

6 años después, la crisis sigue presente

07 febrero 2014 5:57 Última actualización 09 agosto 2013 5:28

[Bloomberg]


 
Clara Zepeda Hurtado
 
 
A 6 años del estallido de la peor crisis financiera internacional en las últimas 7 décadas, la recuperación económica es demasiado modesta para levantar el panorama global y los bancos centrales del mundo aún tienen que resolver cómo quitar o reforzar sus soportes monetarios sin provocar debilidad o burbujas en las economías.
 
 

Analistas consultados por El Financiero sostienen que las economías empiezan a mostrar crecimiento, aunque todavía titubeante. Sin embargo, las autoridades monetarias ya tienen que resolver pronto cuándo y cómo ir eliminando los estímulos, ya que éstos no son para siempre. Así, el reto que tienen las autoridades monetarias en el mundo es ser eficaces en los tiempos y en cómos retirarlos.
 
 

Tras su papel protagónico de inyección de liquidez y políticas monetarias sin precedentes durante los últimos 6 años, “los bancos centrales tienen que ser muy cuidadosos de la sensibilidad de los mercados financieros, porque una acción interpretada mal o transmitida de manera errónea puede destruir la confianza y puede destruir lo ya construido en materia de recuperación económica del mundo”, alerta Alfredo Coutiño.
 
 

El director para América Latina de Moody’s Analytics enfatiza que el reto es 'bastante grande', ya que así como el desafío fue grande para que las autoridades implementaran las medidas para estabilizar a los mercados y para levantar la economía, ahora es retirar los soportes para ver si la economía tiene la fuerza para seguir adelante y para no generar distorsiones y nerviosismos en los mercados.
 
 

Sin embargo, entre Estados Unidos, la zona euro, Inglaterra y Japón va a existir un desfase en la salida de políticas porque la realidad económica no es la misma, por lo que la consecuencia será que en EU se dará de manera anticipada, en este año. La mañana del 9 de agosto de 2007 BNP Paribas anunció que suspendía tres de sus fondos de inversión ante los problemas de liquidez provocados por el sector hipotecario (subprime) de Estados Unidos, provocando que la Reserva Federal inyectara en esa jornada cien mil millones de dólares para garantizar la liquidez del sistema financiero.
 
 

Ese hecho marcó el comienzo de una escalada de eventos mundiales que siguen afectando la economía y que alcanzó un punto culminante con la caída del banco de inversión estadunidense Lehman Brothers el 16 de septiembre de 2008. De acuerdo con César Castro, director de Análisis de CAPEM-Oxford Economic Forecasting, no ha llegado el control absoluto en el sistema financiero internacional, tras los errores y abusos, básicamente del sector bancario.
 
 
El mundo, a seis años de distancia del estallido de la crisis hipotecaria en Estados Unidos, que vino a detonar la misma crisis hipotecaria en Europa, se ha avanzado en los mecanismos y el sistema de regulación del sistema financiero internacional, pero no se ha llegado al final.
 
 

“El hecho de que no se haya llegado al final se ve reflejado en que todavía hay instituciones que siguen teniendo problemas en sus balances y de que continúa saliendo a la luz pública sus problemas de abusos y malos manejos”, describe Castro.