Archivo

ANÁLISIS: Tasas de interés y tipo de cambio buscan nueva calibración

07 febrero 2014 3:44 Última actualización 30 septiembre 2013 10:31

[Hay indicios de que el tipo de cambio ha hallado un piso fuerte sobre los 12.50 pesos por dólar. / Bloomberg / Archivo] 


 

Esteban Rojas H.
 
Las dos principales variables de ajuste financiero, el tipo de cambio y las tasas de interés, están tratando de ajustarse a una realidad interna caracterizada por el bajo crecimiento económico y a un entorno externo en la antesala de un ajuste monetario en los Estados Unidos.
 
El tipo de cambio mostró una fuerte resistencia a caer por debajo de 12.67 pesos, como respuesta a que las tasas de interés, sobre todo de corto plazo, alcanzaron un mínimo histórico.
 
Los Cetes han tocado por tercera semana consecutiva mínimos no vistos, en tanto que las tasas de los bonos con vencimiento inferior a tres años también se hundieron.
 
En este mismo lapso, la paridad cambiaria rebotó, mostrando cierto temor por la pérdida de competitividad en la esfera financiera con respecto a otras inversiones disponibles en el exterior.
 
El comportamiento del tipo de cambio puede ser una señal de que parte del mercado ya no “compra” niveles más bajos de tasas de interés de corto plazo, a lo que también apunta el hecho de que se han ubicado por debajo de la inflación esperada, esto es que presentan rendimientos reales negativos.
 
La única posibilidad de ver menores rendimientos seria la relacionada con una nueva baja en la tasa de referencia por parte de Banxico, situación a la que han estado apostando algunos participantes.
 
Hay ciertos indicios de que el tipo de cambio ha alcanzado, por el momento, un piso firme sobre 12.50 pesos, en tanto que la resistencia se encuentra en 13.40 pesos.
 
Bajo las actuales circunstancias, caracterizadas por un bajo crecimiento económico, quizá lo más deseable sería contar con tasa relativamente bajas por algún tiempo más, aunque esto pueda implicar una cierta debilidad del peso.
 
Dicha combinación permitiría, por un lado, estimular al mercado interno vía tasas de interés y, por otro, compensar el bajo dinamismo del motor externo, derivado de un anémico comportamiento de la economía estadounidense.
 
La búsqueda de un nuevo equilibrio entre las tasas de interés y el tipo de cambio estará presente en el resultado de la subasta de valores gubernamentales número 40 del año.
 
En el rendimiento de los Cetes se espera una mayor estabilidad, después de tres semanas consecutivas de alcanzar mínimos históricos.
 
La tasa del bono a 20 años, con vencimiento en mayo del 2031, probablemente experimente una moderada baja cercana a 0.10 puntos porcentuales.
 
El monto a ofrecer de valores gubernamentales es relativamente bajo, por lo que se podrá colocar fácilmente en su totalidad.