Archivo

ANÁLISIS: ¿Cuáles son la monedas más baratas o caras en el mundo?

06 febrero 2014 3:45 Última actualización 16 enero 2014 14:21

[La moneda de Japón es de las más subvaluadas, según el BIS. / Bloomberg / Archivo]  


 

Esteban Rojas H.

En el mercado internacional de cambios, se observa una gran disparidad en las valuaciones de las principales divisas y monedas, producto de las diferentes políticas monetarias aplicadas, de la necesidad de reactivar a sus respectivos motores externos e, incluso, de la desconfianza en las políticas económicas aplicadas en algunos casos.

De acuerdo con las más recientes estadísticas de 61 países publicadas por el Banco de Pagos Internacional (BIS, por sus siglas en inglés) se pueden distinguir diferentes clasificaciones entre las monedas y divisas que va más allá de su mismo grado de desarrollo.

Las más subvaluadas o débiles, al ubicarse por debajo del 100 del índice con base 2010, son las de Japón (75.3), Sudáfrica (77.13), Argentina (83.08), Indonesia (83.53) Turquía (84.33), Brasil (85.1) e India (85.34).

Entre las que presentan la mayor sobrevaluación están las de Venezuela (160.19), China (118.79), Singapur (115.28), Nueva Zelanda (112.43), Islandia (108.65), Corea del Sur (108.64) y Filipinas (107.92).

En los casos mencionados, no deja de llamar la atención los contrastes entre China y Japón, los cuales representan a dos modelos o estrategias de tipo de cambio que en cierto momento pueden estar en lucha y generar conflictos entre las naciones que los apliquen.

La primera, que representa la segunda economía del mundo, muestra que terminó una era en que la debilidad de su moneda se erigió en uno de sus principales catalizadores en que se basó su éxito de su sector exportador. Ahora, el gran reto será sustentar su crecimiento en mayor medida en su mercado interno. En tanto dura este proceso, China podría experimentar menores tasas de aumento en el PIB que las observadas en promedio en los últimos siete años.

La segunda, que equivale a la tercera economía del planeta, intenta recargar en mayor proporción su recuperación económica en la debilidad de su moneda, en un intento por superar un largo periodo de deflación.

En el presente año, es posible que se pueda observar una mayor resistencia para que el yuan se siga revaluando y para que el yen continúe hundiéndose con la misma velocidad que lo hizo en el 2013.

El reacomodo de divisas y monedas se extenderá con particular intensidad a lo largo del 2014. Las señales apuntan a un fortalecimiento del dólar, apoyado en el cambio de la política monetaria en los Estados Unidos y en mejores números en la evolución de su economía.

El avance del billete verde quizá sea gradualista, a fin de cuidar que no ponga en riesgo la todavía frágil recuperación de la actividad productiva en el primer socio comercial de nuestro país. Este comportamiento podría generar vientos que tenderán a debilitar a monedas pertenecientes particularmente a naciones emergentes.

La moneda mexicana no se podrá aislar de los efectos negativos de un posible cambio en los flujos de capital. No obstante, ahora presenta mejores fundamentales que en otras ocasiones para poder enfrentar situaciones adversas.