Archivo

ANÁLISIS: Costo del dinero en plazos cortos está en mínimo histórico

06 febrero 2014 3:45 Última actualización 20 enero 2014 10:25

[La Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio a 28 días se fijó en 3.7665 por ciento el viernes, un nuevo mínimo histórico. / Cuartoscuro / Archivo]  


 

Esteban Rojas H.
 
La concentración de parte de la liquidez en plazos cortos que, por lo general, no es una buena señal, ha traído algunos beneficios para las demandantes de préstamos.

En esta ocasión, las mejores condiciones no solamente han abarcado a los grandes demandantes de crédito como puede ser el gobierno, sino también se han extendiendo a las empresas y a los consumidores.

De acuerdo con información del Banco de México, la denominada Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio (TIIE) a plazo de 28 días se fijó en 3.7665 por ciento el pasado viernes, con lo que llegó a un nuevo mínimo histórico.

Cabe recordar que la TIIE es una tasa de referencia utilizada por los bancos para determinar el costo de los préstamos. También es requerida como referencia para determinar la tasa que pagarán los colocadores de papel en el mercado de deuda.

Desde el punto de vista de los consumidores, la TIIE sirve muchas veces para fijar la tasa de interés que se les cobrarán a las personas por la utilización de recursos vía las tarjetas de crédito.

La noticia de que la TIIE a 28 días se encuentra en un mínimo sin precedente tampoco es para echar las campanas al vuelo.

En primer lugar, porque la menor tasa solamente se aplica al plazo de 28 días, en tanto que en el horizonte de 91 y 182 días las tasas todavía se encuentran por arriba de sus mejores marcas, al ubicarse en 3.7918 y 3.8048 por ciento, respectivamente.

En segundo, debido a que las condiciones de excesiva liquidez concentrada en los plazos cortos quizá no sean tan duraderas.

La mejor estrategia que se puede aplicar, tanto las empresas como los consumidores, es tratar de “amarrar” una tasa fija para el plazo del papel de deuda a colocar o en la solicitud de crédito, cuidando de no caer en el sobreendeudamiento.

Otro aspecto a considerar es que debido a las actuales rigideces presentes en el sistema financiero, es posible que muchos beneficios de las tasas de interés no lleguen a los usuarios finales del crédito. Este aspecto se podrá corregir, de manera gradual, en la medida que se logre aterrizar la reciente reforma financiara.

Para el gobierno, se ha abaratado el costo de colocar papel de deuda de corto plazo, particularmente con los Cetes 28 días, al ubicar su rendimiento en la marca sin precedente de 3.05 por ciento en la última subasta.

Sin embargo, es necesario advertir que tal comportamiento tiene algo de espejismo. La concentración de la liquidez en el corto plazo puede obedecer, en cierta forma, a que los demandantes de los Cetes a 28 días estén tratando de disminuir sus riesgos, al reducir sus requerimientos de recursos ubicados en la parte más larga de curva de rendimientos. Esto explicaría el hecho de que estén dispuestos a tomar papel que en la actualidad ofrece un rendimiento muy por debajo de la inflación.