Archivo

ANÁLISIS: Bernanke y Shinzo Abe mueven al mundo

12 febrero 2014 4:35 Última actualización 24 mayo 2013 9:56

[Bloomberg / Archivo] El desplome de 7.32% en la bolsa de Japón tiene matices; en el año ganaba 48% y en 10 meses se había disparado 90%. 


 
Antonio Sandoval
 
Los bancos centrales del mundo están moviendo a los mercados con dos personajes como figuras estelares: el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos y el primer ministro de Japón.
 
Ayer, la bolsa nipona tuvo un descalabro de 7.32%, el mayor desde la caída registrada tras el tsunami hace 2 años.
 
Sin embargo, el desplome es en realidad un traspié, considerando que la bolsa nipona se había disparado por el fenómeno conocido como abenomics, como se le denomina a la estrategia del primer ministro Shinzo Abe, para sacar a Japón de la deflación creando sus propios estímulos monetarios para impulsar el desempeño económico.
 
Desde hace meses los efectos se sintieron en el mercado japonés; en el año, la bolsa nipona sumaba un avance de 48% antes de la caída de ayer, pero en 10 meses el repunte era de 90%, considerando que inició su carrera alcista cuando estaba en 8,000 puntos; ayer cotizó en 15,000 unidades.
 
El abenomics tuvo un traspié, pero la sobrecompra en la plaza nipona es un hecho contundente que demuestra el inmenso poder de los bancos centrales en el mundo. El miércoles su contraparte estadounidense abrió la puerta para una posible reducción de compra de bonos, o sea, menos estímulos monetarios. Ante esta expectativa, los mercados siguen atendiendo el asunto reflejando altibajos en sus operaciones.
 
El panorama se consolida con las cifras de Estados Unidos, que también mandan señales de que las cosas no van tan mal en ese país; en efecto, las solicitudes semanales de seguro por desempleo se colocaron en 340,000, frente a una expectativa de 345,000. Mientras tanto, en China el índice manufacturero bajó a 49.6 puntos, lo que tiró a las bolsas de la región; en la eurozona, el mismo dato fue igualmente negativo, ubicándose en 47.8, todo por debajo de 50 unidades que indica desaceleración económica.
 
Como no se veía desde hace tiempo, los mercados tienen a dos figuras centrales y de lo que digan y hagan en los próximos meses, dependerá la trayectoria de los mismos.
 
En México, a pesar del repunte en la bolsa de valores, los títulos del sector financiero volvieron a desplomarse; ayer, los papeles de Grupo Financiero Banorte perdieron 2.21%, los de Inbursa cayeron 6.02% y las acciones de Banco Santander México descendieron 4.04 puntos porcentuales.
 
Las vivienderas no tuvieron mejores noticias, ya que terminaron con retrocesos casi generalizados, destacando el descalabro de 5.54% en los títulos de Homex, de 2.68 de SARE, de URBI con 2.22 y de GEO con 2.02%.
 
 
Información proporcionada por El Financiero Diario