Archivo

ANÁLISIS: Banxico, sin catalizadores para modificar su política monetaria

06 febrero 2014 7:30 Última actualización 02 diciembre 2013 12:38

[La tasa de interés de referencia actualmente está en 3.50 por ciento. / Cuartoscuro / Archivo]  


 
Esteban Rojas H.
 
A finales de la presente semana, el Banco de México llevará a cabo su última reunión de política monetaria del 2013 y todo parece apuntar a que carecerá de incentivos que lo puedan empujar a un nuevo cambio en su tasa de referencia.
 
La contribución de Banxico para modificar los riesgos cargados a un menor crecimiento económico parece haberse agotado por el momento. Ahora, falta esperar que surtan efecto las medidas tomadas recientemente.
 
Es previsible que, en adelante, las todavía bajas tasas de interés se acompañen con una política de gasto del sector público más expansionista, lo que deberá de ayudar a mejorar el ritmo de la recuperación de la economía mexicana.
 
En los próximos meses, los vientos favorables que habían generado condiciones para reducir la tasa de referencia del Banco de México, actualmente en 3.50 por ciento, podrían cambiar de dirección. Una primera señal de esto es el hecho de que el mismo Banxico adelantó que en un futuro cercano no tiene contemplado modificar su tasa de referencia.
 
En lo internacional, la principal autoridad monetaria del país deberá prepararse para un cambio en la política de estímulos por parte de la Reserva Federal de los Estados Unidos, lo que no solamente reducirá sus márgenes de maniobra para recortar su tasa de referencia sino que, por el contrario, generará presiones de alza.
 
La Fed llevará a cabo su próxima reunión los días 17 y 18 de diciembre. Para darse una idea de lo que puede suceder o del tono de su comunicado, será importante la evaluación que se haga de las cifras de empleo que se publicarán esta semana en los Estados Unidos.
 
La expectativa dominante es que la Fed pueda empezar a disminuir el ritmo de sus compras de bonos hacia finales del primer trimestre del 2014. Sin embargo, no se debe descartar una sorpresa, sobre todo en caso de que las cifras de empleo resulten más fuertes de lo esperado.

En lo interno, se espera un alza moderada en la inflación, debido a factores estacionales y a los efectos que pueda traer sobre el nivel general de precios la reciente aprobada reforma hacendaria. Este factor también contribuirá para que Banxico mantenga sin cambio su tasa de referencia el próximo viernes.
 
En la subasta primaria de valores gubernamentales número 49 del año, se plantea ofrecer 41 mil 524 millones de pesos, lo que se espera sean colocados fácilmente.
 
El rendimiento de los Cetes puede presentar un comportamiento mixto, aunque con cambios poco significativos.
 
La tasa del denominado bono M a cinco años, con vencimiento en junio del 2018, posiblemente disminuya cerca de 0.24 puntos, para ubicarse por debajo de la barrera del 5.0 por ciento.
 
Mientras que es probable que el Udibono a 10 años experimente una modificación marginal en su tasa.