Archivo

ANÁLISIS: Al alza, tasas de interés a largo plazo

06 febrero 2014 6:58 Última actualización 25 noviembre 2013 10:38

[Los bonos M experimentaron un rebote a partir de mayo. / Bloomberg] 


 
Esteban Rojas H.
 
 

El reacomodo en las tasas de interés es cada vez más intenso en México, sobre todo en la medida en que los participantes del mercado de deuda nacional afinan su estrategia para adecuarse gradualmente a un próximo cambio en la política monetaria de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos.
 
 
Una señal en dicha dirección, lo constituye la tendencia ascendente en las tasas de interés, especialmente en la parte larga de la curva de rendimientos de los denominados bonos a tasa fija, emitidos por el gobierno federal.
 
 
Los bonos M, sobre todo aquellos con vencimiento a partir del año 2016, alcanzaron su menor tasa de interés en el pasado mayo. A partir de dicha fecha, se registró un rebote, coincidiendo con algunas señales enviadas por la Fed de un cambio en su política de estímulos económicos.
 
 
Los bonos M, en lo general, han perdido cierto brillo, debido fundamentalmente al repunte en los rendimientos del papel de deuda de largo plazo, ofrecido por el tesoro norteamericano.
 
 
El bono líder a 10 años en los Estados Unidos pasó de 1.63 a principios del pasado mayo a un máximo del año en 3.0 por ciento el 5 de septiembre. La presión de alza se ha moderado, al ubicarse actualmente por debajo de 2.80 por ciento.
 
 
La escalada en las tasas de interés en el principal socio comercial de México, todavía puede registrar cierta volatilidad, pero sin perder su sello de una tendencia alcista que ya lleva cumplido más de un año.
 
 
En nuestro país, el incremento en las tasas de interés se ha dejado sentir con particular intensidad en los plazos más largos, llevándolos, en algunos casos, a alcanzar un máximo del año.
 
 
Los flujos de dinero se han tratado de refugiar en los plazos más cortos de la curva de rendimientos, favoreciendo a los bonos M con vencimiento hasta tres años. En dichos casos, las tasas de interés, contrariamente a lo observado en los plazos más largos, se encuentran cerca de mínimos históricos.
 
 
Cabría destacar que la tendencia descendente en las tasas de interés, aun en los plazos más cortos de la curva de rendimientos de los bonos  M, también parece haberse agotado, dado que en los últimos días se ha detectado mayores resistencias a seguir bajando y, por el contrario, se afianza cada vez más un comportamiento alcista.
 
 
Para la subasta primaria de valores gubernamentales número 48 del año, es posible que se observe una inclinación al alza, particularmente en el horizonte de más largo plazo.
 
 
Los rendimientos de los Cetes pueden mostrar cambios poco significativos, a pesar de la aceleración en el crecimiento de la inflación.
 
 
En tanto, el bono M a plazo de 30 años, con vencimiento el 13 de noviembre del 2042, podría registrar un incremento cercano a 0.39 puntos.