Archivo

Alta informalidad de Pymes impide acceso a la banca

06 febrero 2014 3:45 Última actualización 16 enero 2014 5:2

 [Santander prevé llegar a más comercios y municipios este año / Bloomberg]


 

Jeanette Leyva Reus
 

El nivel de bancarización de las pequeñas y medianas empresas en México es muy bajo, principalmente por el alto nivel de informalidad fiscal que tienen.
 
Los pequeños comercios, en un gran número, no están dados de alta en el Servicio de Administración Tributaria (SAT), por lo que la reforma hacendaria puede contribuir a incentivar su incorporación, lo que les puede abrir la puerta al sistema bancario, estimó Alejandro Cecchi, director ejecutivo del Segmento Pyme del Banco Santander.
 
Datos de la Asociación de Bancos de México (ABM), indican que 2.5 millones de empresas en el país están en la informalidad y sólo 900 mil son formales y susceptibles de ser atendidas por la banca.
 
En entrevista con El Financiero, Cecchi afirmó que otro obstáculo para que no se avance en el proceso de bancarización de los pequeños comercios, “es la idea de que la banca está lejos de ellos y es cara, lo cual no es así”.
 
“Las reformas hacendaria y financiera ayudarán a la banca a afiliar a más empresas, porque, por ejemplo, las terminales punto de venta no se pueden otorgar si la persona no está registrada ante el SAT”.
 
Dijo, que en el país hay más de 300 mil restaurantes de los que, menos de 30 por ciento tiene TPVs activas; además, de la gama de negocios que pueden terminalizarse como el transporte público, los taxis e incluso los municipios más pequeños del país.
 
“Tener una TPVs incrementa la facturación, pero también hay un nicho importante, que son los municipios que pueden cobrar sus impuestos con una terminal, pero también por teléfono si no hay internet”, expuso.
 
Cecchi, reconoció que hace unos años era poco atractivo tener una terminal porque el costo era alto, pero ahora hay opciones más económicas y nuevos dispositivos que se adaptan al celular.
 
Para Santander, las Pymes se han convertido en su centro de atención.
 
En 2009, dijo tenían 35 mil clientes con TPVs y actualmente suman 52 mil negocios con TPVs del banco.
 
La expectativa era crecer 20 por ciento y el avance fue de 60 por ciento porque el costo de la TPVs bajó; principalmente se incorporaron restaurantes, escuelas y el sector público”.
 
Santander trabaja con 200 ayuntamientos a los que ofrece el cobro de impuestos en sus tesorerías, y que sus ciudadanos puedan usar las sucursales o módulos bancarios para pagar. 
 
“Hay muchos pueblos pequeños con 20 mil habitantes no bancarizados, por lo que probaremos con cajeros que puedan recibir efectivo. Al final de 2014 esperamos tener 400 municipios con terminales del banco”.