Archivo

Alianza del Pacífico, contra apreciación de monedas

12 febrero 2014 5:23 Última actualización 26 abril 2013 9:26

[Bloomberg]  Los países miebros: Chile, Colombia, México y Perú manifiestan su "preocupación compartida"  


 
 

 
Víctor Felipe Piz / Enviado
 
Lima, Perú.- Los países de la Alianza del Pacífico, Chile, Colombia, México y Perú, están preocupados por la apreciación de los tipos de cambio en sus economías. Los 4, junto con Brasil, son los países de mayor integración en los mercados financieros internacionales.
 
Sin embargo son también los más susceptibles de verse afectados por la evolución de los mercados.
 
Las monedas chilena, colombiana, mexicana y peruana han mantenido una tendencia a la apreciación, que inició a finales de 2011.
 
Este movimiento de revaluación cambiaria se produjo en un contexto de cierto dinamismo económico en esos países y de gran liquidez internacional.
 
En 2012 el crecimiento del PIB fue:Chile 5.6%Colombia 4% México 3.9%Perú 6.2%
 
Los 4 se expandieron por arriba del crecimiento del PIB regional, de 3%, según el informe económico más reciente de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe.
 
La liquidez internacional es producto de la intención de los principales países desarrollados de mantener una política monetaria expansiva que alentó los flujos de capital hacia las economías emergentes.
 
El resultado es la apreciación de los tipos de cambio en numerosos países emergentes, lo que pone en riesgo la competitividad de sus exportaciones.
 
Ante ese peligro, entre los inversionistas se han fortalecido las expectativas acerca de la intención de las autoridades locales de intervenir en sus mercados cambiarios para impedir la apreciación de sus monedas.
 
Reunidos aquí en Lima, en paralelo al Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) sobre América Latina, los ministros de Economía y Finanzas de los países de la Alianza del Pacífico advirtieron del riesgo de una persistente revaluación cambiaria.
 
El ministro de Finanzas de Chile, Felipe Larraín, dijo que los cuatro socios tienen claro que un determinante fundamental del tipo de cambio es el mercado.
 
Sin embargo "hay que detener la apreciación cambiaria", que no viene de nuestras economías, sino de fuera.
 
Larraín aclaró que a ninguno de los países de la Alianza del Pacífico le gustan los controles de capital, pero se mantienen como una "herramienta" para impedir la revaluación de las monedas.
 
Su homólogo de Colombia, Mauricio Cárdenas, afirmó que los cuatro países manifiestan su "preocupación compartida" por la apreciación cambiaria de sus monedas.
 
"Entendemos la política monetaria expansiva de los países que están dotando de liquidez a sus economías, pero están generando problemas" a los socios de la Alianza del Pacífico.
 
Luis Miguel Castilla, ministro de Economía y Finanzas de Perú, país anfitrión del WEF sobre América Latina, dijo que los instrumentos que tienen estas naciones son similares.
 
Todos tienen que evaluarse, lo que no quiere decir que Chile, Colombia, México o Perú vayan ya a adoptar alguna medida, aclaró.
 
"Lo que hemos hecho es un barrido de los instrumentos que tenemos" para analizar posibles medidas para impedir la revaluación de las divisas.
 
"No estamos diciendo que esto (una intervención en el mercado cambiario o el establecimiento de controles de capital) se vaya a dar en el corto o mediano plazos."
 
Hay realidades distintas, pues Colombia tiene una matriz más diversificada; Chile y Perú dependen de las materias primas, y México es el principal país exportador de la región, pero sigue sujeto a la evolución de la economía estadounidense.
 
Por parte de nuestro país, Bosco Martí, jefe de Asuntos Hacendarios Internacionales de la Secretaría de Hacienda, dejó en claro que México está 100%  comprometido con la Alianza del Pacífico.
 
No obstante, por encargo del secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray, quien regresó a México para acompañar al presidente Enrique Peña en la inauguración de la 76 Convención Bancaria, Martí destacó la importancia de incrementar la productividad en todos los sectores de la economía.
 
La idea de la reunión de los ministros fue compartir experiencias sobre cómo lidiar con los flujos de capital y sus efectos de apreciación de los tipos de cambio.
 
El riesgo es que un eventual retiro del estímulo monetario en los países desarrollados provoque una reversión en los flujos de capital hacia los mercados emergentes, cuyas monedas podrían registrar una depreciación significativa respecto del dólar.
 
Información proporcionada por El Financiero Diario.