Archivo

ALDF cambia Código Penal para imponer medidas más severas a manifestantes violentos

06 febrero 2014 6:53 Última actualización 19 noviembre 2013 16:32

[Aumentaron hasta en 50% las penas en contra de aquellas personas que agredan físicamente a un policía durante un acto público. / Cuartoscuro] 


 
Notimex
 
 
Tras las múltiples críticas que recibió el Gobierno del Distrito Federal (GDF) por ser benevolente con los actos vandálicos cometidos por los grupos autodenominados anarquistas en la capital del país, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) ya avaló que se aumenten hasta en 50 por ciento las penas de los delitos perpetuados contra los polcías que vigilen mítines, manifestaciones o cualquier acto público.
 
 
Según los cambios al Código Penal para el Distrito Federal, las penas contempladas para actos ilícitos como robo y daños a la propiedad, aumentarán a la mitad cuando los cometan manifestantes que participen en algún mitin, manifestación, plantón, marcha o acto público.
 
 
Actualmente, el Código Penal señala que se impondrán de 8 a 20 años de prisión a quien "prive de la vida a otro", por lo que el manifestante que asesine a un policía que vigile una concentración pública recibirá hasta 30 años de cárcel.
 
 
La Asamblea Legislativa avaló que se aumenten hasta en 50 por ciento las penas de los delitos de lesiones dolosas y homicidio contra policías.
 
 
También están vigentes las sanciones de hasta 8 años de prisión a quien provoque lesiones que pongan en riesgo la vida de alguien, por lo que el participante en alguna concentración pública que agreda a un elemento policial podría recibir hasta 12 años de cárcel.
 
 

Además, el Código Penal impone de tres meses a un año de prisión o de 30 días a 90 días de multa a quien "se apodere de una cosa ajena sin consentimiento del dueño o legítimo poseedor", y con esta reforma la sanción será de hasta 18 meses de cárcel a quien cometa ese acto ilícito al amparo de cualquier concentración.
 
 

Al hablar a favor de estas medidas, el diputado del PRD, Arturo Santana Alfaro, afirmó que no se pretende criminalizar la protesta social, sino castigar los actos violentos en las concentraciones públicas y sancionar a quienes se dicen manifestantes y sólo generan disturbios.
 
 

A su vez, el también diputado perredista, Antonio Padierna Luna, sostuvo que la intención de esas reformas es que "ningún provocador se infiltre en los movimientos sociales, lo que no significa limitar el derecho a la libertad de expresión y de manifestación".
 
 

"No queremos que se saqueen tiendas ni que se destruyan hoteles ni lugares históricos, tampoco que se abuse del ejercicio de los derechos fundamentales, ni violentos que generan violencia y se esconden y buscan la protección en los derechos humanos", aseveró.
 
 

En tanto, el también diputado del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Alejandro Ojeda, rechazó el dictamen, al señalar que se pretende criminalizar la protesta social, y que los delitos que se quieren maquillar ya están tipificados.
 
 

Mientras tanto, el pleno de la ALDF ya avaló en lo general el dictamen con 37 votos a favor, uno en contra y una abstención, y en lo particular modificó un precepto del proyecto para eliminar las palabras "mítines y marchas", y quedar la definición de concentración pública.