Archivo

Al proceso de bancarización en México le espera mucho trabajo

12 febrero 2014 4:34 Última actualización 21 mayo 2013 10:52

[Cuartoscuro] Se requieren campañas para promover la seguridad y los beneficios directos que tiene la utilización de estos canales alternos. 


 
Adriana Rodríguez Canales
 
El crecimiento en la utilización de canales alternos -como la banca móvil y la banca por Internet- ayudaría a reducir los gastos operativos de los bancos, con lo que éstos podrían dedicarse a diseñar productos más económicos que pudieran ser más accesibles a los segmentos menos favorecidos de la población en México.
 
Sin embargo, para que ello se dé, es necesario que la banca invierta en campañas para promover la seguridad y los beneficios directos que tiene la utilización de estos canales alternos, y generar promociones con reducción en tasas o comisiones para aquellos usuarios que decidan ya no transaccionar en sucursales.
 
De acuerdo con Mauricio Deutsch, socio de Consultoría del Sector Financiero de PwC, la reducción de costos al dejar de operar una sucursal podría traducirse en instituciones financieras más agresivas comercialmente, que diseñan productos que puedan llegan al cliente final con costos más económicos.
 
"La oferta actual de servicios financieros no llega a la masa de la población y los bancos no han logrado llegar, porque mantienen una estructura de costos muy alta; y aunque se está abatiendo el problema de la dispersión geográfica mediante corresponsales bancarios, al proceso de bancarización en México le sigue esperando mucho trabajo", dijo.
 
Agregó que la utilización de canales alternos va por buen camino, pero aún hay diversos factores -como son el cultural y la falta de seguridad en el manejo de información- que están inhibiendo su desarrollo en México.
 
"A diferencias de países desarrollados, donde las sucursales están atendidas por 3 ó 4 personas y sólo se dedican a vender productos bancarios, y donde la mayoría de las transacciones se hace mediante canales alternos, en México los bancos han mantenido grandes redes de sucursales que siguen siendo centros de transacciones.
 
"Otro factor en contra es el tema de seguridad en la información, porque persiste la desconfianza por parte del usuario. Hay que reconocer la labor que están haciendo los bancos para mejorar la seguridad y tener esas barreras para minimizar la posibilidad de fraude, pero es una realidad que estos avances no son conocidos por la población", apuntó el experto.
 
¿Internet o celular?
 
Mauricio Deutsch señaló que los canales alternos no han sido lo suficientemente impulsados por los bancos y su aceptación sólo ha venido por parte de la gente joven, que ya trae una apertura tecnológica desde la infancia.
 
"Se han visto campañas en bancos españoles donde si el usuario opera directamente en la sucursal, la comisión es más alta que si se opera por Internet.
 
"En el tema de los estados de cuenta, si la persona prefiere que le llegue vía online en lugar de en papel, también se hace merecedor a descuento en comisiones. Son campañas enfocadas a llevar al cliente a estos canales alternos y que no se han impulsado en México", explicó.
 
Detalló que si bien la banca por Internet no podría ser una solución directa para aumentar la bancarización, debido a que hay personas en México que aún no tienen acceso a estas tecnologías, sí podría ser determinante en la reducción de gastos operativos que se traducirían en productos más económicos.
 
Sin embargo, reiteró que los teléfonos celulares sí podrían ser una herramienta más acertada en este proceso de inclusión financiera, debido a que se calcula que existen más de cien millones de estos aparatos operando en el país.
 
Información proporcionada por El Financiero Diario.