Archivo

Al-Assad usó armas químicas contra su pueblo: Kerry

07 febrero 2014 5:53 Última actualización 30 agosto 2013 14:7

  [En conferencia de prensa, Kerry aseguró que el ataque mató al menos 1,429 personas/Reuters]   


 
AP

Estados Unidos sabe que el régimen sirio preparó cuidadosamente durante días un ataque con armas químicas, dijo el viernes el Secretario de Estado estadounidense John Kerry basándose en información de inteligencia.

Kerry dijo que personal del régimen sirio estuvo en el sitio del ataque con tres días de antelación haciendo los preparativos. Subrayó que Naciones Unidas no puede decirle al mundo nada sobre el ataque que Estados Unidos no sepa de antemano y que no haya salido a la luz pública.

El secretario de Estado indicó que las autoridades sirias pidieron a elementos de sus fuerzas de seguridad prepararse para el ataque poniéndose máscaras de gas, y agregó que Estados Unidos también sabe que cohetes fueron lanzados desde zonas controladas por el régimen.

De acuerdo con Kerry, el presidente Barack Obama se asegurará que Estados Unidos tome las decisiones con base en sus valores e intereses propios.

Kerry dijo que los expertos de Naciones Unidas que investigan el atentado con armamento químico se han limitado a determinar si el ataque sucedió, pero no dirán quién fue el responsable.

Obama ha buscado el apoyo internacional para un potencial ataque militar contra el régimen del presidente sirio Bashar Assad, pero el Consejo de Seguridad de Naciones no lo ha respaldado.

Kerry explicó que un funcionario de alto rango del régimen confirmó el uso de armas químicas y que temía ser descubierto.

Estados Unidos ha presentado un informe público basado en información de inteligencia recabada sobre el ataque mortal de la semana pasada mientras Obama se prepara para un posible ataque militar en respuesta.

El gobierno de Obama dijo tener "mucha confianza" de que Siria llevó a cabo un ataque con armas químicas la semana pasada en las afueras de Damasco, la capital, matando mil 429 personas.

El reporte no confidencial señala que al menos 426 niños murieron en el atentado y descarta los argumentos del gobierno de Assad de que los rebeldes fueron responsables del ataque.

Estados Unidos informó que más información sigue siendo confidencial pero ha sido proporcionada a aliados y al Congreso estadounidense.