Archivo

A partir de hoy, los primeros informes de la ley antilavado

07 febrero 2014 3:48 Última actualización 17 octubre 2013 5:43

[Y también inicia nuevo periodo para promover amparos / Arturo Monroy / El Financiero]


 
Adriana Rodríguez
 

Desde este jueves comenzarán a presentarse los primeros reportes de operaciones para cumplir con los ordenamientos de la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita, y con ello inicia un nuevo periodo para promover amparos, los cuales podrían tener mayor oportunidad de éxito en comparación con los que han sido presentados.
 

De acuerdo con Bernardo Elizondo, presidente de la Academia de Derecho Fiscal de Nuevo León, los amparos promovidos antes de los reportes podrían ser denegados, debido a la dificultad que tendrán los sujetos obligados para demostrar una real afectación por el simple hecho de que la Ley haya entrado en vigor.
 

En entrevista señaló que es un riesgo haber presentado un amparo antes de que existiera la obligatoriedad de cumplir con el primer reporte de operaciones, porque las empresas, negocios o personas físicas con actividad empresarial no podrían promover un segundo amparo en caso de que el primero sea rechazado.
 

De acuerdo a la legislación, existen dos tiempos para iniciar este procedimiento: el primero es dentro de los primeros 30 días después de iniciada la Ley, periodo que comprendió el mes de septiembre y en el cual cadenas departamentales como Liverpool, Sears, Palacio de Hierro, entre otras, promovieron una serie de amparos; el segundo es un periodo de 15 días después de que exista un acto de autoaplicación, que en este caso sería la obligatoriedad de emitir el primer reporte.
 

“En el primer caso no sólo se debe promover el juicio de amparo, sino se debe demostrar que hay una afectación por la sola entrada en vigor de la Ley. Esta parte es muy riesgosa porque va a depender del criterio que se tome en los juzgados de distrito donde se promueva, que determinarán si existe o no el interés jurídico. De existir éste, el juez analizará a fondo el asunto, pero si no se corre el riesgo de sobreseer la demanda (que no se da entrada a la demanda)”.
 

Destacó que el problema es que las empresas pueden confiarse de que ya promovieron un juicio de amparo, y cuando se dé una resolución puede resultar que no prosperó debido a que no se logró demostrar el interés jurídico y su caso ni siquiera fue analizado.
 

Previó que aun cuando los amparos se promuevan en el segundo tiempo, la suspensión de los efectos de la Ley serán denegados porque el lavado es un tema muy sensible, y es probable que los jueces esperen la resolución del amparo antes de eximir a alguien del cumplimiento de ésta.