Archivo

64% de los jóvenes no tiene acceso a trabajos formales

07 febrero 2014 5:57 Última actualización 12 agosto 2013 5:32

[Cuartoscuro]


 

Zenyazen Flores / Miriam de Regil

 
 
Los jóvenes mexicanos enfrentan un panorama laboral adverso marcado por altas tasas de desempleo y de informalidad, y aunque este lunes se conmemora el Día Internacional de la Juventud, los jóvenes no tienen mucho que festejar si de su situación laboral se trata.
 
 

En México, 64% de los jóvenes no tiene acceso a trabajos formales, por lo que de los 14 millones de jóvenes de entre 14 y 29 años que forman parte de la Población Ocupada, alrededor de 9.4 millones no cuentan con los servicios de las instituciones de salud provenientes de su trabajo.
 
 

En tanto que, de la población desocupada que suma casi 2.5 millones de personas a nivel nacional, 56 por ciento son jóvenes, es decir, 1.3 millones de personas, indican datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) al primer trimestre de 2013.
 
 

La tasa general de desocupación se ubicó en el periodo de referencia en 4.9%, pero para los jóvenes es casi del doble, al ubicarse en 8.4%: de 15 a 19 años la tasa es de 10.1%, mientras que los jóvenes de 20 a 24 años registran una tasa de 9.2% y los que tienen de 25 a 29 años se ubican en 6.7%.
 
 
La tasa general de desocupación que reportan los jóvenes se encuentra todavía en un nivel por encima del registrado previo a la crisis de 2009, cuando de acuerdo con reportes de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) la tasa de desempleo tuvo un nivel de alrededor de 7% en el 2008.
 
 

Miguel Ángel Rendón, director de la Carrera de la Licenciatura en Administración Financiera  en el Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México, considera que “lo más preocupante son los jóvenes sin trabajo, porque de alguna manera tienen que producir y deben generar un ingreso, y eso podría ser una de las causas de otros problemas que vivimos como el de inseguridad”.
 
 
Los datos oficiales muestran que 6 de cada 10 jóvenes no tienen acceso a trabajos formales; de hecho, menos de una tercera parte de los trabajadores asegurados en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) –que son los empleos formales- son jóvenes.
 
 
De tal forma que de los 16 millones 300,000 asegurados en junio de 2013, sólo 28% son jóvenes, es decir, 4 millones 682,000 son puestos en donde se encuentran jóvenes de 15 a 29 años.
 
 
El Observatorio Laboral de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) señala que de todos los sectores de actividad económica, las ramas de turismo, transformación y construcción son las que emplean al mayor porcentaje de jóvenes de entre 16 y 24 años de edad, con el 22.1, 19.6 y 19.1%, respectivamente.
 
 

Sin embargo, en esos sectores los salarios no superan los 6,000 pesos mensuales.
 
 
Por el contrario, los sectores que ocupan al menor porcentaje de jóvenes en este rango de edad son gobierno (7.8%), educación y salud (9.4) y extractivas (11.1).
 
 
Deuda
 
 
Para la Organización Internacional del Trabajo (OIT) la ocupación de los jóvenes en el sector informal significa una 'deuda' con los jóvenes en el sentido de que esos empleos confinan a las personas a trabajar en condiciones precarias, bajos ingresos, falta de derechos e inestabilidad.
 
 

Eduardo Loria, coordinador del Centro de Modelística y Pronósticos Económicos (CEMPE) de la UNAM, estimó que la situación laboral de los jóvenes no cambiará en el corto plazo si se considera que la economía atraviesa por una desaceleración que, en consecuencia, mantendrá el mercado interno deprimido sin generar las plazas suficientes para absorber a los jóvenes que se integran el mercado laboral.
 
 
 Preocupa a jóvenes violencia; 27%, víctimas de un delito
 
La inseguridad y la corrupción son los temas que actualmente  más preocupan a los jóvenes en México, que de acuerdo con INEGI son 31 millones de personas (15 a 29 años de edad), cifra que representa 26.6% de la población.
 
 

En el marco del Día Internacional de la Juventud (12 de agosto), se dio a conocer la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2012 (Envipe 2012) que indica que 56% de los jóvenes declaró que el asunto de la inseguridad está por arriba de cuestiones como desempleo, educación, salud y pobreza.
 
 

En México, según datos  de la Envipe, 27.8% de los jóvenes fueron víctimas  de un delito en 2011.
 
 

Al preguntarles a los jóvenes su percepción sobre las causas que ocasionan la inseguridad, este sector mencionó  que la principal es el desempleo (41.7%),  seguido de  la pobreza (41.3%), droga (39.9%), la corrupción (30.1%) y desintegración familiar (22.9%).
 
 
Para Naciones Unidas la inquietud de este sector es importante ya que es un grupo estratégico en la política preventiva del delito.
 
 

”La atención de la delincuencia juvenil es parte esencial de la prevención del delito en la sociedad. Si los jóvenes se dedican a actividades lícitas y socialmente útiles, se orientan hacia la sociedad y enfocan la vida con criterio humanista, pueden adquirir actitudes no criminales”.
 
 

Fernando Aguilar Avilés, académico de la Escuela Nacional de Trabajo Social de la UNAM, explicó que las estrategias basadas en el respeto a su integridad y que involucren no sólo a las comunidades, son hoy también necesarias; asimismo, recalcó que es indispensable que los funcionarios de todos los niveles se comprometan con esta población.
 
 

Cambiar el panorama, dijo,  es posible, si  en México las políticas públicas los pueden considerar sujetos de derecho, capaces de elegir y expresar sus necesidades. “Es indispensable involucrarlos en la toma de decisiones desde su barrio, calle, colonia hasta el diseño de políticas públicas”.