Archivo

2014: año para apostar a activos riesgosos

06 febrero 2014 3:44 Última actualización 03 enero 2014 5:59

 [El momentum de los mercados podría impulsar la renta variable. / Bloomberg] 


 
Leticia Hernández
 
 

Los activos considerados de riesgo, como la renta variable y los bonos corporativos, presentarán un mayor atractivo en 2014, incluso cuando la marea global de dinero fácil se desacelera, de acuerdo con las Perspectivas de Inversión para 2014 del BlackRock Investment Institute (BII).
 

2014 es el año para sacarle más jugo a los activos de riesgo”, dijo Ewen Cameron Watt, estratega en jefe de inversiones de BII, “pero los inversionistas deben estar preparados para desechar la fruta cuando ésta comience a marchitarse”.
 
Bajo tres escenarios, el escenario base “Bajo por más tiempo”, con un 55 por ciento de probabilidad, incluye un crecimiento económico tibio y condiciones financieras imprecisas. El escenario de alza, con un 25 por ciento de probabilidad, en un “Brote de Crecimiento”, incluye la aceleración del crecimiento y estrechamiento gradual de la liquidez y el escenario a la baja, con un 20 por ciento de probabilidad, en donde “Los desequilibrios se desbordan”.
 

En el escenario “Bajo por Más tiempo”, considera que las tasas reales y la volatilidad general se atenúan y el momentum de los mercados podría fácilmente impulsar la renta variable. Sin embargo, advierte un problema fundamental para las acciones, el que los precios, no las ganancias, están impulsando ahora el rendimiento.
 

El aumento de las correlaciones entre los bonos y las acciones están volviendo a los portafolios bien diversificados y ‘seguros’, más riesgosos de lo que parecen”, expone el BII.
 

Por su parte, Pioneer Investments, aconseja retener los activos riesgosos, los títulos de valores en particular, con una salvedad: “retener los activos pero con cuidado”, ya que el respaldo de los mercados que ofrecen los bancos centrales en términos de creación de liquidez no se terminará en el corto plazo.
 

Asimismo, considera que las políticas monetarias “no convencionales” de los bancos centrales, están siendo cada vez menos efectivas, no sólo en el efecto sobre la economía, sino también en términos de influencia sobre los precios de activos, de ahí que advierte “tener cuidado”.
 
 
Indicó que las políticas monetarias han alcanzado su máximo grado de impacto en los mercados financieros y ya no se pueden guiar los inversionistas de ellas para sus tomas de decisiones y en su lugar sugiere analizar a detalle el crecimiento económico.
 
 
Agregó el fondo que la flexibilización del estímulo cuantitativo, QE, de Estados Unidos, que tendrá lugar en el primer trimestre del año que inicia, ya ha sido tomada en cuenta por los mercados y que ajustes posteriores tendrán menos efectos.