AFTEROFFICE

Zombis invaden la ciudad

01 febrero 2014 10:9 Última actualización 01 noviembre 2013 5:15

[Este fenómeno originado en Haití recorre todo el mundo. / Cuartoscuro] 


 
Marisol Huerta Briones
 
El fenómeno zombi se inició como una leyenda y tradición haitiana en la que se usaba el vudú para esclavizar a las personas. Posteriormente, ocupó un lugar importante en la ficción, generada en la literatura y trasladada al cine.
 
 
Actualmente es un movimiento cultural que recorre todo el mundo con millones de seguidores, sobre todo jóvenes. El sociólogo Gerardo Mares Velasco, Secretario Técnico de Ciencias Socioeconómicas de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán, asegura que en el fenómeno los jóvenes encuentran fascinación porque “principalmente es por la idea que no hay ninguna ley alrededor de esto, ninguna norma, las obligaciones ya no existen, es una lucha más pura, por la sobrevivencia; además, ese universo les permite liberar la frustración, la agresividad y esas tensiones generadas día con día, el ser humano siempre está buscando dos cosas, la vida y la muerte, el eros y el tanatos. Por otro lado, hay chicos que se reflejan con los zombis y rescatan la figura como algo positivo, como esa cultura que reflejan los valores que están buscando dentro de la sociedad”.
 
 
La industria aprovechó el mercado de jóvenes para ofrecer productos como literatura, películas, series televisivas, videojuegos y comics. Mares Velasco abundó que el impacto en México se ve reflejado en las producciones hollywoodenses, como La Noche de los Muertos o la saga de Resident Evil.
 
 
El movimiento zombi tomó fuerza con los movimientos multitudinarios como las marchas. La primera realizada en 2001 en Sacramento, California, gracias a la publicidad de un festival de cine, y después con un homenaje que se realizó a George A. Romero, considerado el padre del género zombi, quien creó el estereotipo zombi tipo caníbal, de la película Los Muertos Vivientes, de 1968.
 
 
En 2004 las manifestaciones se habían expandido en países como Estados Unidos, Alemania y España. Tres años más tarde, Jesús Rodríguez, conocido en su círculo como Zombi Master o Zombie Líder, funda el movimiento Zombie Walk México, marcha que realiza con la complicidad de un grupo de amigos de menos de 50 personas, que con el paso de los años ha logrado juntar a cerca de 35 mil seguidores tan solo en el Distrito Federal. A nivel nacional esta marcha ya se realiza en las ciudades de Guadalajara, Toluca, Querétaro, Colima, Tijuana, Mérida, Puebla, Oaxaca, Monterrey y La Paz.
 
 
Más que diversión
 

 
Según Rodríguez las películas de género son una crítica social del momento y las marchas cambiaron su razón de ser. “Existe un día mundial del zombi que es el segundo domingo de octubre, se unen varias marchas en todo el mundo y luchan en contra del hambre mundial, aportando alimento enlatado a instituciones o bancos de alimentos”.
 
 
Gerardo Mares describe la filosofía de estos jóvenes como una forma pensar y conllevar al mundo moderno, “estamos en un mundo consumista, que es conservador, que tiene elementos atrasados, es como querer liberarse y buscar igualdad, no es la búsqueda de simplemente encontrar a personas afines a ellos y sentir que pertenecemos a una sociedad compleja que exige e intimida, por ello comulgan con valores como la tolerancia, la no discriminación y la integración.