AFTEROFFICE
deportes

Yanquis viven su peor arranque en la era Girardi

La novena neoyorquina jamás había registrado un inicio tan desfavorable: acumula 11 victorias y 18 derrotas que la colocan como el último lugar de la división Este de la Liga Americana. Todo esto desde que Joe Girardi se convirtió en el mánager en 2008.
Alain Arenas
09 mayo 2016 22:45 Última actualización 10 mayo 2016 5:0
El mal momento de los Mulos coincide con el bajo desempeño de la rotación abridora del equipo. (AP)

El mal momento de los Mulos coincide con el bajo desempeño de la rotación abridora del equipo. (AP)

Desde que Joe Girardi se convirtió en el mánager de Yanquis en 2008, la novena neoyorquina jamás había registrado un inicio tan desfavorable: acumula 11 victorias y 18 derrotas que la colocan como el último lugar de la división Este de la Liga Americana y como el cuarto peor conjunto en las Grandes Ligas.

El mal momento de los Mulos coincide con el bajo desempeño de la rotación abridora del equipo. CC Sabathia, Luis Severino, Nathan Eovaldi, Michael Pineda y Masahiro Tanaka suman 17 juegos (de 28) en los que sólo han logrado mantener la responsabilidad durante seis entradas. Una cifra baja si se considera válida la opinión de Esteban Loaiza, expitcher mexicano de los Yanquis en la temporada 2004.

“Lo idóneo es que tu relevista entre a la altura de la séptima entrada. Si el abridor no arranca bien en el partido, le dejará más trabajo a los que vengan a cerrar. Lo que se debe de hacer, cuando se es un pitcher abridor y no has tenido buenos partidos, es tirar los mejores lanzamientos que tengas para comenzar a retirar a los bateadores, tirar strikes temprano para ganar confianza. Es una cuestión mental. Lo fundamental es que siempre el abridor tenga control de sus pitcheos”, explica Loaiza, quien estuvo 13 temporadas en la MLB.

Los Mulos de Manhattan incluso tuvieron dos duelos en los que Sabathia lanzó 4 2/3 entradas (16 de abril vs. Seattle y 22 del mismo mes vs. Tampa Bay) y otro más (hace 15 días vs. Texas), en los cuales Severino estuvo presente sólo en tres innings. En estos tres encuentros el equipo permitió 12 carreras y 23 hits, y no ganó ninguno.

A causa del bajo nivel de los abridores, los Yanquis promedian en la temporada casi tres relevistas por enfrentamiento. Andrew Miller es el líder en este departamento. Es el único de los cinco cerradores que acumula salvamentos (6) y no ha permitido carreras en sus 11 apariciones en 2016.

“Todavía falta mucho béisbol, sólo ha pasado poco más de un mes de la temporada y las cosas pueden cambiar. A veces las primeras salidas de los pitchers les cuesta trabajo, no se acoplan, pero conformen van pasando las entradas y los partidos se empiezan a ver mejor. El cuerpo de relevistas ha demostrado que puede rescatar partidos, así lo hizo la campaña pasada”, señala Loaiza.

Tal es así que los pitchers han comenzado a corregir. De los últimos cinco partidos (dos vs. Orioles y tres vs. Medias Rojas), en cuatro de ellos, los abridores lanzaron por lo menos seis entradas, promediaron menos de dos carreras permitidas y ganaron tres de esos encuentros para acortar a siete juegos la diferencia con los Orioles, líderes del Este de la Nacional.

DESEMPEÑO SIMILAR
La campaña 2009 fue la última en la que los Yanquis ganaron la Serie Mundial. En aquel año marchaban con 14 victorias y 15 derrotas. La diferencia entre ambos equipos es que la de hace siete años contaba con peloteros experimentados que habían sido campeones. Mariano Rivera, Andy Pettitte, Jorge Posada, Alex Rodríguez, Derek Jeter, Mark Teixeira, Brent Gradner y el mismo Sabathia son algunos ejemplos. Sólo se mantienen los últimos tres en la franquicia.

“Lo que tenía esos jugadores es que todos querían ganar. Era una novena que tenía hambre. Cuando yo conviví con ellos en 2004 me identificaba, porque yo me sentía igual y quería seguir, con esa base, adelante con mi carrera. En ese equipo había mucha competencia interna entre el pitcheo y el bateo, además de que era muy disciplinado. Creo que ese era el gran éxito de esos Yanquis”, relata Loaiza.

MEXICANOS, CON PASO FUGAZ
Desde 2004, tres peloteros nacionales han jugado en los Yanquis. En 2009 formaron parte de la plantilla Alfredo Aceves y Ramiro Peña, quienes estuvieron una campaña. En esta temporada, el pitcher Luis Cessa forma parte de la franquicia, pero sólo ha tenido participación en un encuentro y actualmente se encuentra en ligas menores.

“Se debe de tener mucha concentración, estar siempre enfocado en el trabajo día a día. El jugador debe soportar mucha presión y trabajar con ella. Estar con los Yanquis significa que debes hacer el trabajo más rápido de lo normal, ponchar en el menor número de lanzamientos”, asegura el lanzador retirado.