AFTEROFFICE
deportes

Yanquis, los 'Baby Bombers' de la Americana

Aaron Judge encabeza la nueva generación de los Yanquis de Nueva York al bat, la cual es la cuarta más productiva en las Grandes Ligas y tiene al equipo en la cima del Este de la Americana.
Alain Arenas
16 mayo 2017 23:13 Última actualización 17 mayo 2017 5:0
Judge es el jugador más importante del equipo en la presente campaña. Es el mejor en hits y cuadrangulares. (Especial)

Judge es el jugador más importante del equipo en la presente campaña. Es el mejor en hits y cuadrangulares. (Especial)

El primer turno al bat de Aaron Judge llegó el 13 de agosto del año pasado en el Yankee Stadium ante el Mantarrayas de Tampa Bay. En la loma se encontraba el derecho Matt Andriese, quien ya le había cobrado el primer strike. El pitcher le lanzó un cambio de velocidad que se quedó alto, perfecto para que el jardinero conectara un cuadrangular de 466 pies por el central. Ese fue uno de los 18 jonrones que registra hasta la fecha y que le aseguró ganarse un puesto titular en la novena.

Judge es el jugador más importante del equipo en la presente campaña. Es el mejor en hits y cuadrangulares. Mide 2.01 metros, 16 centímetros más que el promedio de un jardinero en las Mayores, de acuerdo a un estudio que hizo el portal Sportchart en 2014. Un informe sobre él, publicado en la página de las Grandes Ligas en agosto de 2016, lo describió con “buena velocidad, pese a su corpulencia”.

“El tamaño y las condiciones atléticas que tiene son atípicas para un jardinero. Teóricamente, debería correr mal los jardines, pero no es así. Ha sido aceptable su rendimiento a la defensiva, que debería ser lo más preocupante en un jugador con sus características”, menciona Edgar González, ex segunda base del Padres de San Diego entre 2008 y 2009.

El también mánager de la Selección mexicana de beisbol agrega que las mejores cualidades de Judge se notarán en cada turno al bat, debido a que no tendrá problemas con ninguno de los pitcheos que le manden. “Salvo cuando le lancen pegado al cuerpo, porque le será incómodo que su swing conecte la pelota. Es la única forma que la corpulencia le juegue en su contra”.

El jardinero derecho pegó su decimotercer jonrón en apenas 26 partidos, con el igualó el récord del jugador más joven en la historia en alcanzar esa cifra. El otro pelotero con el que comparte este diploma es el legendario Willie Mays, quien lo logró con el Gigantes de San Francisco en la campaña 1964.

El californiano es uno de los peloteros de la nueva camada de los Mulos. En el juego que ganaron el domingo pasado ante el Astros, 6 de los 10 jugadores que tuvieron por lo menos un turno al bat son menores de 30 años: el catcher Gary Sánchez, el segunda base Starlin Castro, el shortstop Didi Gregorius, el jardinero central Aaron Hicks, el tercera base Ronald Torreyes y el mismo Judge.

El promedio de bateo de ellos, que son apodados los Baby Bombers, es de .270, el tercer mejor de la Liga Americana, sólo por debajo de Houston y Boston.

“Un roster plagado de jóvenes –tiene un promedio de edad de 28 años y tres meses- suele ser menos problemático para el mánager. La juventud de los peloteros permite que los entrenadores puedan pulir los defectos que presenten en el campo. Joe Girardi tendrá esa ventaja con este plantel del Yanquis”, señala González. “Además, en una plantilla inexperta no existen los grandes egos, con los que es difícil lidiar”.

El desempeño de los jóvenes peloteros ayudó a que la organización lleve marca de 22 victorias y 13 derrotas, la cual los coloca en la cima del Este de la Liga Americana. Se encuentran medio juego por arriba del Orioles de Baltimore y 4.0 por delante del Medias Rojas de Boston, que se llevó el banderín divisional la campaña pasada.

“Los problemas pueden surgir cuando tengan una mala racha y no puedan levantarse por la inexperiencia. Pese a que la mayoría se conoce de las sucursales de Ligas Menores, no es el mismo nivel. Es probable que la división se la lleve Boston, por los jugadores experimentados con los que cuenta, pero el Yanquis peleará la segunda plaza con Baltimore”, señala el exbeisbolista mexicano.

CAMBIO DE HÁBITOS
Las contrataciones multimillonarias de agentes libres del Yanquis -como la que hicieron en 2009 cuando firmaron por 162 millones de dólares y siete años al pitcher CC Sabathia- parecen ser cosa del pasado. La fórmula de los Mulos, al igual que otros equipos como el Medias Rojas y el Cachorros de Chicago, es apostar por el talento que tienen en sus cuadros de desarrollo.

“Las sucursales juegan un papel fundamental en las Grandes Ligas actualmente. Una buen ejemplo fue el Cachorros, en el que la base de su roster con el que fue campeón estuvo conformada por Kris Bryant, Albert Almora Jr., Addison Russell o Javy Báez, quienes vienen de sus Ligas Menores. Yanquis realiza una situación parecida con Judge y Gary Sánchez. Este comportamiento hace que los mejores equipos ya no se hagan con las firmas en la agencia libre, sino en las Ligas Menores y el Draft”, asegura González.