AFTEROFFICE
deportes

World Mind Games, un encuentro deportivo más inteligente

Del 11 al 17 de diciembre, 153 atletas de todo el mundo se reunirán en Beijing para dirimir quién posee una mayor agilidad mental en su respectiva disciplina, y al mismo tiempo se sostendrán enfrentamientos a través de Internet de bridge (cartas), ajedrez, damas, go y xiangqi.
Domingo Aguilar Mendiola
09 diciembre 2014 0:14 Última actualización 09 diciembre 2014 5:0
Si el genio nace o se hace es una pregunta que todavía no ha podido responder con certeza la ciencia. (Cortesía)

Si el genio nace o se hace es una pregunta que todavía no ha podido responder con certeza la ciencia. (Cortesía)

“Tener la mente sobre el cuerpo” es una expresión que cobra más sentido durante el desarrollo de los World Mind Games, justa deportiva que en Beijing presentará duelos de bridge (cartas), ajedrez, damas, go y xiangqi.

Suele pensarse que estos juegos están reservados para personas con una inteligencia superior. Sin embargo, Hiquíngari Carranza, presidente de la Fundación Kasparov de Ajedrez para Iberoamérica, considera que “hay una interpretación equivocada”, y pone como ejemplo la disciplina que defiende, la cual considera “una actividad que desarrolla la inteligencia y las condiciones neuronales”.

Si el genio nace o se hace es una pregunta que todavía no ha podido responder con certeza la ciencia. El filósofo inglés John Locke sostenía que los seres humanos son una tabula rasa (hoja en blanco) sobre la cual influye la sociedad.

Era una teoría simple. En la sicología moderna existen dos corrientes que tratan de descifrar los misterios que permiten a unas personas ser más inteligentes que el resto de los mortales. El teórico suizo Jean Piaget es precursor de la revolución cognoscitiva que pone acento en los procesos mentales. Por otra parte, el sicólogo ruso Lev Semenovich Yvgostsky se concentró en los procesos sociales y culturales que guían el desarrollo cognoscitivo de los seres humanos desde la infancia.

Del 11 al 17 de diciembre, 153 atletas de todo el mundo se reunirán para dirimir quién posee una mayor agilidad mental en su respectiva disciplina, y al mismo tiempo se sostendrán enfrentamientos a través de Internet para procurar la práctica de este tipo de juegos que suelen considerarse un baremo de la inteligencia.

El campo de las neurociencias es relativamente joven, ahora se puede estudiar el cerebro humano con modernos instrumentos como la resonancia magnética (IRM) y la tomografía por emisión de positrones (TEP), pero ni estas pruebas científicas arrojan resultados concluyentes, afirma el sicólogo Alejandro Ríos.

El egresado de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) refiere que hay dos tipos de pruebas para medir el coeficiente intelectual de cualquier persona: WAIS y WAIIS, que fueron desarrolladas por David Weschler, estadounidense de origen rumano. De acuerdo a esta escala, quien logre sobrepasar los 130 puntos de las pruebas verbales y escritas, será una persona de inteligencia muy superior, mientras que la que rebasa los 140 entra en calidad de genio.

Sin embargo, aclara Alejandro Ríos, se deben realizar pruebas complementarias para determinar con mayor precisión el grado de inteligencia de los seres humanos. Estas pruebas son la Dominos (cognoscitiva) y Raven (cultural). Al final, afirma que la carga genética cuenta, pero también el entorno social.

México no tiene ningún representante para la cuarta edición del torneo de destreza cognoscitiva e Hiquíngari Carranza considera como necesaria la inclusión del ajedrez al programa de educación básica, como lo han hecho Argentina o Venezuela. “Es una herramienta pedagógica importante para los niños y los jóvenes que de manera transversal apoya a rubros como las matemáticas y la comprensión de lectura”, aseguró el hombre que ha organizado los festivales ajedrecísticos más grandes del país (todos en el Zócalo de la capital).

En el libro Psicología del desarrollo humano, de Diane E. Papalia, la inteligencia se define como el medio por el que “las personas adquieren, recuerdan y aprovechan el conocimiento, entienden conceptos y relaciones y resuelven los problemas cotidianos”.

Ya sea en el campo de los deportes, o en otros temas, lo que queda claro es que las mentes inteligentes tienen más garantías de alcanzar sus objetivos.