AFTEROFFICE
deportes

Westbrook deslumbra y Oeste gana Juego de Estrellas de la NBA

El base del Thunder de Oklahoma City, Russell Westbrook, anotó 41 puntos, a uno del récord de Wilt Chamberlain, para encabezar el domingo el triunfo del Oeste por 163-158 sobre el Este en el clásico que marca extraoficialmente la mitad de la temporada.
AP
15 febrero 2015 23:21 Última actualización 15 febrero 2015 23:36
El electrizante jugador del Thunder atacó el canasto con su característica furia. (AP)

El electrizante jugador del Thunder atacó el canasto con su característica furia. (AP)

NUEVA YORK.- El Juego de Estrellas de la NBA fue tanto un homenaje a Nueva York, la ciudad anfitriona, como a lo mejor del basquetbol. Y entre musicales de Broadway, figuras de la farándula y hasta el ex presidente Bill Clinton, Russell Westbrook se robó el espectáculo.

El base del Thunder de Oklahoma City anotó 41 puntos, a uno del récord de Wilt Chamberlain, para encabezar el domingo el triunfo del Oeste por 163-158 sobre el Este en el clásico que marca extraoficialmente la mitad de la temporada.

Los 321 puntos totales son una nueva marca para el Juego de Estrellas, un encuentro que nunca se ha destacado por ser una exhibición defensiva. Nadie se lo toma demasiado en serio. Se trata más bien de una reunión de los mejores y más famosos basquetbolistas del mundo, que se juntan para un fin de semana de fiestas, actividades corporativas y finalmente un partido que termina convertido en una competencia de "yo puedo hacerlo mejor que tú".

Con celebridades como Jay-Z, Beyonce, Rihanna, Floyd Mayweather Jr. y Clinton en las gradas, nadie lo hizo mejor que Westbrook. El electrizante jugador del Thunder atacó el canasto con su característica furia, incluyendo en su repertorio varias clavadas que pusieron de pie al público en el Madison Square Garden. Muchos de esos lances hubiesen conseguido excelentes puntuaciones en la competencia de clavadas del sábado.

Westbrook no fue titular, pero en apenas 4:59 minutos sobre la cancha en el primer parcial ya tenía 12 puntos. Sin nadie que lo marcara de cerca, agregó 15 en el segundo cuarto, incluyendo tres triples casi sucesivos, para alcanzar 27 unidades en poco más de 11 minutos de juego de la primera mitad, un nuevo récord para el Juego de Estrellas.

Finalmente cerró con 41, muy cerca de la marca que Chamberlain fijó en 1962, y se llevó el trofeo al jugador más valioso. Aunque el Oeste llegó a tener una delantera de 20 puntos en la primera mitad, esas ventajas son espejismos en estos partidos.

El tercer parcial arrancó con una joya de LeBron James, que recibió en el aire un pase de Kyle Lowry y lo clavó de espaldas al canasto. Ese período finalizó empatado a 122, y fue en los últimos minutos del partido que ambos equipos apretaron algo las tuercas en defensa.

El partido inició con otro momento histórico: los españoles Pau y Marc Gasol parados el centro de la cancha para disputar el salto inicial, la primera vez que dos hermanos son titulares en el Juego de Estrellas. Pau, figura de los Bulls de Chicago, comenzó como el pívot del equipo del Este, y Marc, estrella de los Grizzlies de Memphis, fue su contraparte en el Oeste.