AFTEROFFICE
DEPORTES

Wawrinka el irreverente

El suizo Stanislas Wawrinka venció el checo Tomas Berdych en semifinales y, con ello, se convirtió en el primer finalista del Abierto de Australia. 
Alejandro Álvarez Zenith
23 enero 2014 21:21 Última actualización 24 enero 2014 5:0
Etiquetas
Wawrinka festeja su triunfo sobre Berdych en el Abierto de Australia. (Reuters)

Wawrinka festeja su triunfo sobre Berdych en el Abierto de Australia. (Reuters)

Stanislas Wawrinka, desde su ingreso al circuito ATP en 2002, ha sido opacado por su coterráneo Roger Federer, ganador de 17 Grand Slam; sin embargo, su triunfo sobre el checo Tomas Berdych en la semifinal del Abierto de Australia lo puso en el centro de los reflectores al convertirse en la estrella del momento.

Previo a este acontecimiento, Wawrinka ha sido un jugador notable desde su etapa juvenil, dado que se llevó el cetro de Roland Garros y conquistó cinco títulos ATP, una medalla de oro en Juegos Olímpicos y acreditó grandes victorias en Copa Davis, con récord de 20 partidos ganados.

Stanislas decidió dedicarse de lleno al tenis a los 15 años con el apoyo de su padre Wolfram, de origen alemán, y su madre Isabelle, nacida en Suiza.

En su etapa de juvenil sorprendió al llevarse los cetros de los Challengers de San Benedetto y Ginebra, pero su mayor logro fue haber vencido en la final de Roland Garros Junior al estadounidense Brian Becker, el 8 de junio de 2003.

El capitán del equipo Copa Davis, Marc Rosset, quien fue top 9 y se colgó la presea dorada en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, lo debutó contra el rumano Víctor Hanescu en punto de trámite y desde entonces se convirtió en compañero de batalla de Roger Federer.

El primer golpe lo dio en el US Open en la temporada 2005, al imponerse al argentino Mariano Puerta, situado en el casillero 10 del ranking mundial.

El oriundo de Lausana tuvo como premio a su tenacidad y consistencia el cetro del ATP croata de Umag (2006), pues le ganó en la final al serbio Novak Djokovic y desde ese momento fue respetado en el circuito al ser catalogado de peligroso.

Los triunfos se hicieron más frecuentes, tan es así que, en mayo de 2008 se coló a la selecta lista de los top 10 y, junto a Federer, ganó la presa dorada en los Juegos Olímpicos de Beijing. Posteriormente se llevó las palmas en los ATP de Casablanca 2010, Chennai 2011, Oeiras 2013 y Chennai 2014.

Con la experiencia de haber sido protagonista de la semifinal del US Open 2013, Wawrinka, perdió el miedo en Australia y por haber eliminado a su viejo rival Novak Djokovic tuvo la motivación para deshacerse también de Tomas Berdych.

El reto que se le avecina representa la oportunidad para consolidarse como uno de los jugadores más grandes de la última década y para ello debe tener bien claro cómo neutralizar a Roger Federer ,con quien tiene un récord de 13 derrotas por un triunfo, así como el español Rafael Nadal cuya marca negativa de 0-12.

La ventaja que tiene se fundamenta que ante Federer y Nadal no tiene nada que perder, entonces puede jugar suelto y relajado.

Para vencer a Federer, quien agarró confianza en la derecha con su nueva raqueta, se le debe atacar el revés y mantenerlo en el fondo.
En el caso de Nadal debe ser extremadamente paciente y esperar la pelota corta para atacarlo, de preferencia a contrapie.

En lo que toca a la final femenil entre la china Li Na y la eslovaca Dominika Cibulkova, la china posee un juego más completo y compacto por la solidez en sus golpes de base, que le permiten angular sus disparos.