AFTEROFFICE
DEPORTES

Wakeboard, adrenalina sobre el agua

Descubre qué es el wakeboard, un deporte extremo acuático que consiste en deslizarse sobre el agua de un lago o laguna arriba de una tabla a velocidades de 40 kilómetros por hora. En México, la práctica del wakeboard está creciendo...
Domingo Aguilar
19 marzo 2014 22:47 Última actualización 20 marzo 2014 6:56
En México existen competidores que han llegado a destacar a nivel mundial.

En México existen competidores que han llegado a destacar a nivel mundial.

El wakeboard es un deporte extremo acuático cuya práctica en México está aumentando. La popularidad ascendente de la disciplina ha hecho que se desarrolle en varias ciudades y que además, desde 2008, se organice el Wake Tour: circuito de torneos nacionales, al que se puede inscribir todo amante de la adrenalina y que el año pasado tuvo alrededor de 130 contendientes.

El deporte, el cual consiste en deslizarse sobre el agua de un lago o laguna arriba de una tabla, mientras se es jalado por una lancha, tiene una modalidad de competencia, en donde “se ponen dos boyas, una al principio y una al final de la pista; entre cada una, el competidor tiene que hacer la mayor cantidad de trucos posibles, tratando de no repetirlos. Todo es estilo libre, hay que hacer muchos trucos, saberlos combinar y buscar diversos tipos de variaciones”, explica Marcos Torres, presidente y cofundador de la Asociación Mexicana de Wakeboard (AMW).

Los participantes son divididos en 11 categorías, que van desde niños y niñas de 8 años hasta la profesional mixta. En todas ellas los participantes son evaluados por jueces que están a bordo de la embarcación y observan las suertes realizadas, calificando ejecución, composición e intensidad.

No existe una regla que especifique la longitud de la cuerda con la que son arrastrados los contendientes, la velocidad de la lancha (aunque regularmente oscila entre los 25 y 40 kilómetros por hora) o la tabla que se deba usar por división, “el chiste es que cada uno se sienta cómodo y pueda hacer su mejor desempeño en las condiciones que se escojan”, asegura Torres, quien también es entrenador.

Existen un sinfín de suertes que los riders pueden realizar y todas parten de la posición de la tabla: heelside (apoyado sobre los talones) y toeside (apoyado sobre los dedos de los pies); de ahí siguen los saltos, mejor conocidos como raleys; los giros sobre el propio eje, nombrados por el número de grados, y los mortales hacia adelante o hacia atrás, también llamados tantrums, pueden ser combinados para impresionar a los espectadores. El que logra una nueva mezcla de piruetas puede bautizarla con el nombre que guste.

La exhibición de habilidades se somete a una competencia durante el Wake Tour, el cual inicia este año el 16 de mayo y en el que “se seleccionan a los mejores atletas para representar a México. Ya estuvimos en unos Juegos Panamericanos, en mundiales de esquí y wakeboard, y en todos los torneos internacionales”, dice el instructor.
Por ejemplo, Larisa Morales, de 16 años de edad y originaria de Monterrey, ya ha sido campeona mundial y demuestra la calidad de la competencia que existe a nivel nacional.

Para poder practicar este deporte es necesario invertir cerca de 7 mil pesos en una tabla y botas; mil 200 en una cuerda con mango (no debe ser elástica), un chaleco de 600 pesos y la renta o compra de una lancha de motor, cuyo costo está entre los 30 mil y 2 millones de pesos.

Si se desea competir, además, se paga una cuota de afiliación a la AMW de 650 pesos para poder inscribirse a las justas nacionales, las cuales tienen un costo de inscripción de mil 200 pesos por etapa. La preparación de un rider con intenciones de ganar, implica días de entrenamiento en el agua, así como en el gimnasio, con sesiones en donde se ejercitan los músculos de alrededor de las articulaciones y se perfeccionan técnicas sobre la tabla.

Las personas que gustan de las emociones extremas pueden acercarse a esta forma de diversión acuática. “El chiste del wakeboard es que todo mundo se divierta, no importa cómo”, destaca Marcos Torres.