AFTEROFFICE
CULTURAS

Vuelve aquello de "dale la vuelta al disco"

¿Creías que el vinilo estaba muerto? Pues no, hoy está con más
vida que nunca y se ha convertido en una buena opción para los melómanos, quienes ven en estos enormes discos un ritual musical en plena resurrección. 
Myrna I. Martínez
02 abril 2014 21:44 Última actualización 03 abril 2014 5:0
La venta de acetatos aumentó 32% en 2013. (Archivo)

La venta de acetatos aumentó 32% en 2013. (Archivo)

Tomar el vinil con las dos manos, colocar la aguja y escuchar la música acompañada de ese gis nostálgico es un ritual que está regresando con fuerza.

Este formato ha sido uno de los más golpeados en la historia de la música, al punto que se pensó que no sobreviviría; pero lo hizo.


Desarrollado en la década de los 30, el LP tuvo su punto más alto en 1981, con más de mil millones de unidades vendidas en el mundo, pero la llegada del casete en la década de los 80 y la del CD en los 90 –que terminó por sepultar al cassette- casi terminan con el vinil.

En el país, las consolas prácticamente desaparecieron, era casi imposible conseguir agujas y se dejaron de editar discos en ese formato. Las piezas que quedaban se convirtieron en objeto de interés solamente para coleccionistas.

“La pérdida del vinil vino en 1992, cuando las casas matrices empezaron a cerrar, mucha gente decía que ya no existía el formato, pero continuó en todo el mundo ,menos en México”, explica Arturo Cardoso, de la tienda Retroactivo Records.

“Caifanes, Maná siguieron editando sus discos en Colombia y ahora son ediciones muy cotizadas”, agrega.

La tendencia a nivel global se está revirtiendo y curiosamente es el único formato que registró alzas el año pasado en Estados Unidos, mientras que las ventas de CD’s bajaron 14.4 por ciento, y de música digital 5.3 por ciento, el vinil incrementó sus ventas 32 por ciento.

Aunque esta cifra sólo representa el 2 por ciento de ventas totales de música en EU, el número es significativo, ya que en 1993 sólo se vendían miles de unidades y el año pasado superó los 6 millones.

“Definitivamente cada año está creciendo la venta de discos. En el país empezó hace unos 10 años y ahora ya explotó, los encuentras en todos lados hasta en Mix up o en El Péndulo”, dice Arturo Cardoso.

El mercado de acetatos en 10 y 12 pulgadas se reactivó, las disqueras remasterizaron discos antiguos los lanzaron en llamativas cajas de colección y muchas bandas han comenzado a lanzar ediciones especiales de sus discos. Los precios varían de tienda en tienda según la edición y si es nuevo o un raritie. Un disco nuevo, cuesta alrededor de 400 pesos, pero hay usados desde 100 hasta 2 mil, y, en el caso de las cajas de edición especial, su precio llega superar los 5 mil.

Ahora los acetatos ya no son adquiridos sólo por mayores de 30 años que buscan reencontrarse con el formato con el que crecieron, o por los rockeros que siempre andan en busca de rarezas, también los jóvenes de 15 años, según comenta Agustín Lagos, gerente de la tienda Discoteca, han comenzado a comprar vinilos de bandas indies y de grupos nacionales.

“El CD ha bajado un poco la venta, fenómeno gracioso; en cambio la venta de vinilos nacionales independientes está repuntando, el público que los compra es muy variado, pero hay muchos chavitos de entre 15 y 18 años que vienen a buscarlos
”, asegura Lagos.

Como parte de este boom, desde 2007 se celebra en abril el Record Store Day, un día en el que las más de mil tiendas afiliadas en todo el mundo realizan promociones, conciertos y lanzamientos especiales. El embajador de este evento en la ciudad es la tienda Discoteca, la cual se organiza con otros establecimientos para la celebración que este año se realizará el 19 de abril, y, entre otras cosas, se lanzará un documental producido por Robert Trujillo dedicado a la vida del legendario bajista Jaco Pastorius.

Si en algo coinciden los gerentes y dueños de tiendas de vinilos es que este formato se va a seguir consumiendo y nunca va a desaparecer.


¿Y LAS TORNAMESAS?

Hay tornamesas para distintos usos, pero antes de elegirla, hay que pensar bien para qué se necesita, y también hay que tomar en cuenta el tipo de aguja. Las mejores son las Shibatas y las Microline, disminuyen la distorsión y mejoran la calidad del sonido.

VINTAGE: las consolas Crosley, empresa que fabrica radios desde los años 20, tiene los modelos más populares y bonitos del mercado. No son aptas para uso rudo. Hay modelos desde 79 dólares. Tienen entrada SD Card, USB y para iPod.

NO PROFESIONAL:
Distintas marcas que elaboran consolas para DJ’s también lanzan sus versiones para uso cotidiano. Se recomienda la tornamesa no profesional (230 dólares) y la portátil de Numark (150 dólares).

DJ: Las profesionales llegan a costar entre 500 y 2 mil dólares. Cuentan con softwares sofisticados, entradas USB, y pastillas y agujas especiales para realizar efectos. Las mejores marcas son Pioneer, Technics, Numark y Staton.