AFTEROFFICE
deportes

Voleibol mexicano, la constancia es su fortaleza

Con una mezcla de experiencia y juventud, desde el entrenador hasta los jugadores, la Selección mexicana de voleibol se prepara para sus segundos Juegos Olímpicos.
Alain Arenas
11 julio 2016 21:40 Última actualización 12 julio 2016 5:0
La única ocasión que México participó en los Juegos Olímpicos en voleibol varonil fue en 1968. (Cortesía)

La única ocasión que México participó en los Juegos Olímpicos en voleibol varonil fue en 1968. (Cortesía)

Jorge Azair, entrenador de la Selección mexicana de voleibol que logró la clasificación a los Juegos Olímpicos de Río 2016, llegó al combinado nacional en 1997 como auxiliar técnico. Una década después tomó su cargo actual, el cual ha alternado con el mismo puesto en los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Desde entonces, con él al frente, México ha registrado sus mejores resultados.

“No es un trabajo de un año, no es casualidad. Los más veteranos tienen casi 20 años con el equipo. Después han entrado y salido muchos que hemos captado en visorías. Durante este tiempo la mayoría de los elementos con los que contamos está jugando en Tigres. El primer logro que tuvimos con la Selección fue calificar al Mundial de Italia en 2010, después de 29 años que no se lograba. Luego repetimos en el Mundial de 2014. Es un grupo que ha sido medallista de plata y bronce en los últimos dos Juegos Centroamericanos. La clave ha sido la experiencia que han ido acumulando los jugadores y que finalmente se coronó con la calificación a Río”, explica Azair.

La única ocasión que México participó en los Juegos Olímpicos en voleibol varonil fue en 1968, cuando consiguió el pase por ser sede de la justa veraniega. Nunca en la historia (14 ediciones, desde Tokio 1964) había conseguido un pase al certamen por clasificación, hasta que llegó el torneo Clasificatorio a Río 2016, en el que se rompió la racha.

Jorge Quiñones es uno de los que más tiempo lleva en el equipo; cuenta con 10 años en la Selección. Juega de wing spiker (al lado derecho, debajo de la red). Fue parte de la generación que no pudo asistir a los Juegos de Beijing 2008 y Londres 2012, por lo que destaca el buen momento que vive el voleibol nacional.

“Fuimos perseverantes, unidos. Tuvimos la incorporación de jugadores jóvenes y eso nos cayó muy bien a los veteranos. Los contamos acerca de los Mundiales que ya habíamos vivido, de los Panamericanos y de los Centroamericanos que habíamos jugado para motivarlos”, dice el representante del Virtus de Guanajuato, club de la liga amateur mexicana.

Néstor Orellana, atacante con dos años de experiencia en el representativo, coincide con Quiñones. “A los que no tenemos tanto tiempo, los jugadores de experiencia nos enseñan. Nuestro equipo tiene figuras con más de 10 años en el equipo y eso se nota en la cancha, nos tranquilizan a los novatos. El entrenador es diferente. Es una persona temperamental y si es necesario él nos despierta en la cancha. Nos pide que siempre seamos agresivos en nuestro juego”, menciona el integrante de Tigres de la UANL.

México (número 24 del ranking de la Federación Internacional de Voleibol) quedó ubicado en el Grupo A en Río 2016. Enfrentará a Brasil (1), Italia (4), Estados Unidos (5), Canadá y Francia (10). El seleccionado nacional necesita terminar entre los cuatro primeros para avanzar a una hipotética segunda ronda de la certamen.

“Todos han sido campeones olímpicos, de liga Mundial o campeones del mundo. Pero no son invencibles. Lo que les hace daño a esos equipos es la velocidad. Pretendo que tengamos un servicio muy agresivo y una recepción perfecta que permita darle ventaja a nuestros atacantes”, detalla el entrenador, que llegó a la Selección mexicana cuando tenía 25 años.

ESCAPARATE INTERNACIONAL
Las actuaciones del conjunto nacional no han sido ignoradas por las ligas europeas. Apenas en junio pasado el rematador Jorge Barajas fue fichado por el Panachaiki de la liga griega. El año pasado, Daniel Vargas firmó con el Raision Loimu finlandés y también en 2015 Tomás Aguilera fichó por el Pallavolo Lugano suizo. La próxima salida a una liga extranjera no sería de un jugador, sino del mismo entrenador.

“He tenido algunas ofertas de Qatar y de Emiratos Árabes. Las quiero pensar bien, no quiero tomar una decisión abrupta. Tuve un acercamiento de un promotor para ir a entrenar a esos dos países, pero me centraré en eso después de los Juegos. Mi mente está en la Selección. Aunque si no se diera la oportunidad, tampoco me afectará, estoy contento trabajando en el voleibol mexicano”, finaliza Azair.