AFTEROFFICE
buena vida

Vive la experiencia de un vuelo a otro nivel

Si viajar en primera clase te es insuficiente, una línea aérea ofrece aviones privados para usar con los acompañantes que desees. La audiencia de clientes potenciales también incluye a quienes acumulan puntos.
Bloomberg
25 octubre 2016 21:44 Última actualización 26 octubre 2016 5:0
El programa incluirá los aproximadamente 5 mil aeropuertos en los que DPJ opera en la actualidad. (Especial)

El programa incluirá los aproximadamente 5 mil aeropuertos en los que DPJ opera en la actualidad. (Especial)

El año pasado, Delta Air Lines Inc. desveló un experimento único en mejora de plazas. Dio a sus viajeros más frecuentes la oportunidad de reservar un asiento con el que la mayoría sólo puede soñar: uno en un avión privado. Por algunos cientos de dólares más, el sueño podía hacerse realidad.

La compañía retiró la oferta y ahora la está transformando en la experiencia definitiva para gastar puntos de vuelo.

Durante un breve período, Delta ofreció una mejora de asientos a 300-800 dólares para volar en avión privado durante el verano pasado, una opción viable cuando los planes de viaje del cliente coincidían con la ruta de un avión más pequeño. El problema para hacer que esto funcionase era la logística, según David Sneed, director de operaciones en Delta Private Jets.

El negocio de la aviación privada trabaja con plazos ajustados, porque las personas influyentes piden un avión con poca antelación. Se trata de un buen negocio cuando existe un cliente dispuesto a pagar, pero también significa que el operador aéreo rara vez sabe en qué momento dispondrá de un avión que vuela en vacío: habitualmente, con 10 horas de antelación o menos. Estos son los viajes que Delta Private Jets buscaba para acomodar a los pasajeros de Delta que se dirigían al mismo destino. La mayoría de la gente (incluso un “guerrero de la carretera”) necesita algo más de antelación. Además, la mejora de plazas suponía una pesada carga para el personal encargado de coordinarlas.

Delta tiene un plazo muy breve cuando sabe que cuenta con un viaje en vacío, los cuales representan en torno a un 30 por ciento del total de las horas de vuelo de los aviones privados, según Sneed. “A veces no sabemos hasta las 22 horas de la noche antes” que habrá un vuelo en vacío, explica.

Pero Delta tiene una nueva idea sobre cómo atraer pasajeros a su filial de vuelos privados: conseguir viajes en aviones privados canjeando millas. Los miembros de Delta’s SkyMiles pueden gastar 2.5 millones de millas por una tarjeta de 25 mil dólares, que es el equivalente a algo más de cuatro horas en un pequeño avión privado. Los clientes podrán viajar solos o con tantas personas como asientos existan en el avión. Los importes de millas superiores se pueden utilizar para vuelos más largos o aviones más grandes.

Delta explica que el programa incluirá los aproximadamente 5 mil aeropuertos en los que DPJ opera en la actualidad.

Un balance de millones de millas puede parecer enorme, pero no es una cantidad tan exagerada para muchos hombres y mujeres de negocios que viajan prácticamente sin descanso. Delta tiene miles de miembros de SkyMiles con balances por encima de 1 millón de millas, ha manifestado Karen Zachary, la directora gerente del programa. La audiencia de clientes potenciales también incluye a quienes acumulan puntos que se pueden convertir en SkyMiles, como los puntos de recompensa para miembros de American Express Membership Rewards o los del programa de Huésped Preferente de Starwood.