AFTEROFFICE
buena vida

Vinos para sentirse como de la realeza

Los vinos Clarendelle, propiedad del príncipe Robert de Luxemburgo, estarán a la venta en México a partir de mayo.
Estos caldos combinan la fama del Viejo Mundo con un concepto moderno.
Sandra Aguilar
22 abril 2014 22:15 Última actualización 23 abril 2014 5:0
Vinos reales combinan al Viejo Mundo con un concepto moderno. (Cortesía)

Vinos reales combinan al Viejo Mundo con un concepto moderno. (Cortesía)

Los vinos Clarendelle, de las bodegas Domaine Clarence Dillon, propiedad del príncipe Robert de Luxemburgo, estarán a la venta en México a partir de mayo.

Esta línea fue creada en honor a su bisabuelo materno, Clarence Dillon, fundador de la empresa en 1935, en Burdeos, y forma parte de una sociedad familiar que hoy en día cuenta con cuatro caldos grand cru, dos tintos y dos blancos de Château Haut-Brion y Château La Mission Haut-Brion.

El también director de la bodega, indicó durante su visita a la ciudad que estos caldos logran conjugar la fama del Viejo Mundo con un concepto moderno.

Los cuatro caldos que estarán en el mercado mexicano son:
Clarendelle Rouge, equilibrado y elegante creado con la mezcla de las uvas de burdeos Cabernet Sauvignon, Merlot y Cabernet Franc; Clarendelle Blanc refleja la estructura sutil de los vinos blancos de Domaine Clarence Dillon. Tiene una fina mezcla de Semillón y Sauvignon Blanc, con un toque de Muscadelle para determinadas añadas.

Clarendelle Rosé, es el primer vino premium rosado en la historia de la bodega, cuyo equilibrio proviene de las cepas Merlot, Cabernet Sauvignon y Cabernet Franc.

Y por último, de las uvas Semillón, Sauvignon Blanc y Moscatel, nace el Amberwine, de sutil carácter y estructura. Su nombre deriva del color ámbar que adquiere con los 10 años en barrica.