AFTEROFFICE
buena vida

Vino español, a la conquista del millennial

Aunque no se caracterizan por un gran consumo de vino, una bodega española ofrece experiencias atractivas para esta generación, más allá de sus etiquetas.
Lizbeth Hernández
15 mayo 2017 20:58 Última actualización 16 mayo 2017 5:0
(Especial)

(Especial)

Les seducen las buenas experiencias, la tecnología y los viajes. A nivel mundial, los millennials forman el mercado más atractivo para conquistar, hecho que no escapa a las casas vinícolas del mundo. En España, las Bodegas Ramón Bilbao tienen un plan para cautivarlos.

“A diferencia de los baby boomers y la generación X, el consumo entre los millennials no es el deseable. Quizá se debe a que no quieren tomar lo mismo que sus padres”, afirma Rodolfo Bastida, director general de la marca.

Entre las estrategias está la diversidad de actividades de enoturismo que ofrecen, como paseos en globo aerostático, picnic en las bodegas y en la campiña, además de excursiones en bicicleta por los viñedos. “La belleza de los campos vistos desde el cielo es incomparable. El recorrido incluye castillos medievales”, explica Bastida.

Con esa oferta durante todo el año, la idea es que los visitantes regresen a conocer una parte diferente en cada época. Se pueden apreciar de cerca procesos como el brote, la maduración y la vendimia. La experiencia se completa con catas y maridajes creados especialmente para la ocasión.

Otro de los puntos angulares de la conquista radica en el sabor del vino. Los de la bodega tienen la particularidad de provenir de la Rioja alta. Usan uvas típicas de la región que son tempranillo y grenache, que cultivan a 700 y 450 metros de altura.

“Nos da cepas más ácidas, que pueden ser más longevas al convertirlas en vino. A nivel aromático son más frescos y tienen más sensaciones florales, son menos intensos y tienen menos alcohol”, refiere Bastida.

Esos sabores que guardan sutileza son creados especialmente para el público joven, que también se puede sentir atraído por el logo de la marca, un explorador que inició sus travesías en 1924, tan contemporáneo como un millennial deseoso de recorrer el mundo en busca de experiencias placenteras.

RESERVA
Color granate limpio. Tiene sabores a fruta madura. Sus aromas evocan dulces de pastelería, nuez moscada, canela en rama y hojas secas.
Precio: 460 pesos.

GRAN RESERVA
Tiene color rojo granate e intensidad media, con aromas a fruta madura, ciruelas y toques de cereza. Una de sus principales características es que continúa evolucionando en botella.
Precio: 520 pesos.