AFTEROFFICE
CULTURAS

Vicentico, música para resistir el dolor

El cantante argentino, ex vocalista de Los Fabulosos Cadillacs, está en México para promocionar su más reciente álbum, "Último acto". Se presentará por primera vez en el Auditorio Nacional el próximo año. 
Rosario Reyes
09 diciembre 2014 22:33 Última actualización 10 diciembre 2014 5:0
Vicentico promueve en México su más reciente material. (Archivo)

Vicentico promueve en México su más reciente material. (Archivo)

La culpa, afirma el compositor y cantante Vicentico, es la carga más pesada tras las atrocidades humanas. “No sé si un asunto como los desaparecidos se supera, pero lo que sí puedo decir es que no sucedió sólo en Argentina, no sucede sólo en México, no es propiedad de ningún país, es propiedad de la humanidad”, dice a propósito de las desapariciones a las que Los Fabulosos Cadillacs han cantado en temas como El león, del álbum del mismo título editado en 1992 y considerado uno de los mejores discos de la historia en su país.

“Yo creo que todavía en Argentina eso sigue estando ahí. No creo que nosotros hayamos hecho un duelo demasiado sano, sí que hay gente que lo logra, hay pequeñas cosas que van sucediendo que dan alguna clase de resarcimiento, nietos que aparecen... eso es algo. El resto me parece que todavía nos seguimos peleando por lo mismo.Lo peor de todo para los que quedamos es ver qué se hace con la culpa, que es lo más paralizante de todo, la culpa que nos produce a todos que estas cosas sucedan, que a nuestros hijos les pasen estas cosas; hay que trabajar mucho en cada uno, internamente, para ver cómo se hace. La verdad es que estoy muy lejos de tener una respuesta sobre eso”, reconoce el vocalista.

A propósito de las recientes desapariciones de estudiantes en México y los hallazgos de fosas clandestinas en el país, el artista argentino dice que le duelen porque considera a ésta, su patria. “Es terrible, la humanidad tiene una parte espantosa y totalmente demoniaca, hay que pelear por saber que está ahí y aunque sea incomprensible y el dolor más grande del mundo, entender que eso es así y que somos tan malos como buenos podemos ser… pero no sé cómo se lidia con eso”.

Una forma de resistir el dolor es el arte, admite con cierta modestia. “Mi naturaleza es más bien la vagancia, esto (la música) es lo único que hago”. Y la música no es poca cosa. Él lo reconoce, cuando comparte que recientemente vio por primera vez en concierto a Neil Young, su ídolo desde niño, pero se resiste un poco a aceptar que quizá su presencia causa el mismo efecto en sus seguidores.

Desaliñado, un tanto tímido, Vicentico conversa tras presentar en México su quinto disco como solista, titulado Último acto, que aparece en edición CD/DVD y recopila éxitos como Viento, que grabó con el grupo Intocable; Puro teatro, Algo contigo (con Our latin thing), No te apartes de mí (con Valeria Bertuccelli) y Si me dejan. Parece un pibe común, pero es la parte más visible de uno de los grupos más influyentes de la música en español de los últimos 30 años.

“Lo que me gusta de la música es que da la posibilidad de conmoverse uno mismo”, continúa y vuelve a ese reciente concierto de Neil Young: “Hubo momentos en los que realmente me olvidé de todo y eso es un regalo inmenso, es lo que sucede con la música, y si cuando yo voy a cantar en un concierto logro al menos que durante un minuto, a una persona le pase algo, que toque el espíritu de la música, estoy completamente agradecido y lleno hasta el tope; así trato de pensar las canciones y llevar adelante un trabajo discográfico, con esa idea en la cabeza”. Lo cierto es que hay multitudes que se rinden ante sus creaciones.

Tal vez rebasa los 50 años, pero mantiene un entusiasmo adolescente que él prefiere no llamar rebeldía.
“No soy alguien que hace lo que hace la media de las personas, pero eso no quiere decir nada, simplemente que yo vivo la vida como me parece que tengo que vivirla y no hago demasiadas concesiones con respecto a lo que me gusta o no me gusta, de ahí a decir que eso es rebeldía, no lo sé, pero estoy seguro de lo que quiero para mí y para las personas que amo”, asegura quien trabaja como solista, en paralelo al grupo. “Lo que hago como Vicentico es lo que sucede mientras Los Fabulosos Cadillacs descansan”, dice.

“No estoy corriendo contra nadie, simplemente estoy caminando por un camino propio. No sé si estoy avanzando o dando vueltas en círculo, pero voy haciendo discos y así se va pasando el tiempo”, concluye el cantante. 

El año entrante, Vicentico se presentará por primera vez en el Auditorio Nacional.