AFTEROFFICE
deportes

Vettel-Hamilton, ¿la nueva rivalidad en F1?

Patrocinadores de las escuderías y la Federación Internacional del Automóvil (FIA) impiden los antagonismos en la Fórmula Uno; Sebastian Vettel (Ferrari) y Lewis Hamilton (Mercedes) podrían ser la excepción.
La incipiente rivalidad estará a prueba en el Gran Premio de Austria, que se disputará el domingo. (Especial)

La incipiente rivalidad estará a prueba en el Gran Premio de Austria, que se disputará el domingo. (Especial)

Sebastian Vettel (Ferrari) y Lewis Hamilton (Mercedes) reúnen todos los elementos para que su lucha por el Campeonato Mundial de Pilotos se convierta en la nueva rivalidad de la Fórmula Uno. Sin embargo, las recomendaciones de la Federación Internacional del Automóvil (FIA) y las firmas detrás de las escuderías podrían truncarla, cuenta Carlos Jalife, experto en automovilismo.

“Los directivos de la FIA son estrictos con los choques intencionados, como con el de Vettel en Bakú. No sólo sancionan a los pilotos con pérdida de segundos, también hablan con ellos para que no lo vuelvan a hacer. Creen que si estos incidentes son constantes, los niños pueden repetirlos en categorías inferiores. Los patrocinadores no quieren que los represente una figura pública que insulte a uno de sus colegas. Estas prohibiciones apagan cualquier indicio de rivalidad”, añade Jalife.

En los años 70, 80 y 90 se podían dar con mayor facilidad porque la Fórmula Uno era flexible con el comportamiento de los pilotos dentro y fuera de las pistas. El ejemplo fueron los choques que protagonizaron Ayrton Senna y Alain Prost en el Gran Premio de Japón en 1989 y 1990. El brasileño fue sancionado en el primer incidente, pero ni el serial o la FIA tuvieron pláticas con ellos para erradicar definitivamente estas maniobras.

“Los antagonismos se truncaron en dos momentos. El primero fue a raíz de la muerte de Senna (1994). Los directivos del serial obligaron a incrementar las medidas de seguridad en circuitos, monoplazas y reglamentos. Eliminaron curvas peligrosas y aumentaron los neumáticos en vallas de contención, entre otras implementaciones. No querían otro fallecimiento”, dice Jalife.

El segundo -comenta- se da a inicios del siglo XXI con los constantes cambios de reglas que provocaron la hegemonía de una escudería sobre el resto. Ferrari (2000-2004), Renault (2004-2005), Red Bull (2010-2013) y Mercedes (2014-2016), en su momento de dominio, adoptaron un sistema con un piloto titular y un escudero. No les gustaba que se salieran de lo preestablecido”, agrega el especialista.

Hamilton y Vettel podrían tener incidentes futuros por sus personalidades, según Jalife. Los antecedentes los respaldan. El inglés criticó la forma de conducir de Nico Rosberg, su coequipero, durante las últimas tres temporadas. Mientras que el alemán chocó intencionalmente en el Gran Premio de Europa pasado con el inglés, luego de que éste bajara la velocidad para que se impactara con él.

La incipiente rivalidad estará a prueba en el Gran Premio de Austria, que se disputará el domingo.