AFTEROFFICE
culturas

Veinte años y Tania sigue en lo suyo: la danza

La coreógrafa y bailarina mexicana Tania Pérez-Salas retorna con un programa retrospectivo, "Macho Man XX", integrado por dos piezas: Las aguas del olvido y Ex_ Stasis, en el que participarán 13 bailarines.
Sandra Aguilar
20 julio 2014 22:10 Última actualización 21 julio 2014 5:0
La coreógrafa Tania Pérez-Salas hace una retrospectiva en este momento de su carrera. (Cortesía)

La coreógrafa Tania Pérez-Salas hace una retrospectiva en este momento de su carrera. (Cortesía)

Tania Pérez-Salas celebra 20 años de trabajo con una nueva temporada en el Centro Nacional de las Artes (Cenart). Tras un año de ausencia de los escenarios, la coreógrafa y bailarina mexicana retorna con un programa retrospectivo, Macho Man XX, integrado por dos piezas: Las aguas del olvido y Ex_ Stasis, en el que participarán 13 bailarines.
“Son la antesala de una obra en proceso, en la que por primera vez utilizo música mexicana, en específico Nortec”, explica Pérez-Salas. El año próximo, este work in progress quedará complementado en una siguiente versión, Macho Man XXI, adelantó la creadora, quien ha estado radicando en Francia durante el último año.

La coreógrafa hace una retrospectiva en este momento de su carrera. “Quiero ofrecer un programa para la creación de nuevos públicos y a la vez compartirla con nuestro público cautivo para que se entienda las facetas que se pueden tener como una sola compañía de danza”.

Macho Man XX hace referencia al miedo y a la violencia de género. Emplea el recurso del humor para referirse a los estándares estéticos relativos a lo masculino y lo femenino.

“Juego un poco con los roles que se pretenden jueguen tanto el hombre como la mujer de una forma muy sutil. Como el título lo dice, la puesta tiene que ver con el machismo, un tema que sigue vigente; pero de alguna manera también sale a relucir esta diferencia de género y de cómo ha cambiado históricamente el concepto de la mujer”.

Sede con fin social
Y como la danza es un arte que está en continuo movimiento, Tania Pérez-Salas extiende este principio para involucrarse en proyectos sociales como la creación del Centro Cultural Cine Cosmos, donde tendrá su sede, en lo que hoy son las abandonadas instalaciones de aquella sala cinematográfica construida en 1948, entre la avenida San Cosme y el Circuito Interior.

“He estado buscando casi desde hace 20 años el cómo ligar los objetivos artísticos de la compañía a una temática social y académica. Así que se dio la oportunidad de trabajar con la delegación Miguel Hidalgo en este nuevo espacio, con la idea de rehabilitar la zona en la que se encuentra ubicado”, asegura.