AFTEROFFICE
deportes

Vaqueros salvan el 'rating' de partidos de la NFL

La NFL y las cadenas de TV pueden agradecerle a un equipo en particular, la ayuda para salvar la temporada: los Vaqueros de Dallas. cinco de los seis partidos más populares fueron protagonizados por el 'America’s Team'.
Bloomberg
04 enero 2017 20:48 Última actualización 04 enero 2017 21:20
Los Cowboys fueron tan populares que el 18 de diciembre la NBC reorganizó su calendario para poner al equipo en horario estelar. (AP)

Los Cowboys fueron tan populares que el 18 de diciembre la NBC reorganizó su calendario para poner al equipo en horario estelar. (AP)

Aunque los niveles de audiencia de la NFL se han recuperado de fuertes pérdidas, la liga y las cadenas de TV pueden agradecerle a un equipo en particular haberlas ayudado a salvar la temporada: los Vaqueros de Dallas.

Hasta la semana 16, cinco de los seis partidos más populares fueron protagonizados por el America’s Team y sus estrellas debutantes: el líder corredor Ezekiel Elliott y el mariscal de campo Dak Prescott. En la segunda mitad de la temporada, los Cowboys tuvieron en promedio 23.7 millones de espectadores –más que la Serie Mundial del año pasado (23.4 millones) y las finales de la NBA (20.2 millones), según datos de Fox, que transmitió la mayor cantidad de partidos del Dallas. Los juegos de fin de temporada registraron avances de dos dígitos.

“No hay otra marca en los deportes de Estados Unidos que ejerza esa clase de impacto”, dijo Michael Mulvihill, vicepresidente ejecutivo de investigaciones de Fox Sports. Los Cowboys “siempre han sido el equipo más popular. Ahora tenemos un resurgimiento, y eso es grandioso”.

Parecía mucho peor para la NFL este otoño boreal. Hasta la novena semana, la audiencia de TV de la liga había caído 14 por ciento y las redes se vieron obligadas a regalar tiempo gratis de comerciales para compensar una de las peores declinaciones en una década. Una vez que la elección hubo pasado, los fans volvieron a los equipos populares con fuertes historiales de audiencia, como Dallas, Green Bay, Seattle y New England. En la temporada regular de 2016, la audiencia de la NFL cerró con una caída del 8 por ciento.

HISTORIALES
“Los niveles de audiencia son impulsados por las historias, por lo tanto, no sorprende que haya habido fuerte interés en los Cowboys”, dijo Lee Berke, presidente y máximo responsable de la firma consultora LHB Sports, Entertainment & Media Inc.

Algunos de los partidos con más rating:
- Washington-Dallas, 35.1 millones de espectadores en Fox
- Dallas-Pittsburgh28.9 millones de espectadores, en Fox
- Dallas-Green Bay, 28 millones de espectadores en Fox
- Minnesota-Detroit, 27.5 millones de espectadores en CBS
- New York Giants-Dallas, 27.5 millones de espectadores en Fox
- Dallas-New York Giants, 26.5 millones de espectadores en NBC

Estas historias incluyen el surgimiento de Prescott, de 23 años, tempranamente en la temporada luego de la lesión sufrida por el veterano mariscal de campo del Dallas Tony Romo, y Elliott, de 21 años. El equipo está 13-3 este año. El retorno de Tom Brady de su suspensión en el New England y los brillantes desempeños de los Green Bay Packers y los Seattle Seahawks también añadieron interés al relato. En la segunda mitad de la temporada, los niveles de audiencia de los partidos de la NFL bajaron 1 por ciento respecto del año pasado.

Los Cowboys fueron tan populares que el 18 de diciembre la NBC reorganizó su calendario para poner al equipo en horario estelar. Esos derechos flexibles, como se llaman, se han convertido en parte clave de los contratos entre la liga y las cadenas de TV, según Berke.

“Esa es la forma en que los convenios están estructurados”, dijo Berke. “Para dar a las redes y a la liga la flexibilidad para transmitir juegos de esos equipos, que son los que obtienen mejores ratings”.

Los bajos niveles de audiencia del comienzo de la temporada plantearon cuestionamientos sobre la invencibilidad de las emisiones de la NFL, para cuyas transmisiones las cadenas pagan miles de millones de dólares. Muchas teorías intentan explicar la declinación de los niveles de audiencia. Las cadenas de TV responsabilizan a las combinaciones desacertadas, el aumento del streaming por internet y la elección presidencial, además de juegos poco interesantes.